X
Regístrate
Cuidados / Salud

Los problemas de conducta más comunes en los perros

#Cuidados / Salud

Los problemas de conducta más comunes en los perros

Podemos encontrar variados problemas de conducta que pueden afectar a nuestros perros, muchas de estas conductas alteran nuestra vida cotidiana y nos hacen tomar medidas a veces desesperadas. Para poder tratar y solucionar estas conductas, primero que todo tenemos que conocer las causas de éstas, los tipos de problemas que existen y finalmente las distintas soluciones.

¿Cuál es el origen de los problemas de comportamiento que desarrollan los perros?

Los problemas conductuales en los perros son muy comunes, y existen variadas causas que pueden provocarlos. El dueño es un factor muy importante, ya que influye directamente en el desarrollo de las diferentes conductas del perro.

La genética tiene un rol importante también en la conducta de un perro, no es raro que una perra asustadiza tenga cachorros miedosos.

Otro factor decisivo es la socialización del cachorro. Este comienza al rededor de las 3 semanas y que termina cuando el perro tiene aproximadamente 3 meses. Durante este período, el pequeño debe aprender todo lo necesario para su etapa adulta: los hábitos propios de los perros, el lenguaje canino, la tolerancia, el desapego, entre otros. Siendo esta última la más crítica en relación a la personalidad de nuestro perro.

Por esa razón, separar a un cachorro de forma temprana de su madre y hermanos puede provocar diversos problemas de conducta, ya que cuando el período se cierra empiezan a aparecer los miedos. Una mala experiencia, quizás para nosotros desadvertida, puede provocar un trauma en el animal, que explique posteriormente por qué reacciona de tal manera ante un estímulo u otro.

A continuación te contaremos los 8 problemas conductuales más frecuentes en los perros. De esta forma, serás capaz de identificar qué le ocurre a tu mejor amigo y empezar a trabajar para remediarlo:

1- Miedos: A los espacios, personas, objetos y otros perros. Existen muchas causas que pueden provocar miedos y fobias. La falta de habituación (falta de hábito a exponerse a cosas nuevas), es generalmente la causa más común.

2- Ansiedad por separación:Como ya hemos hablado la ansiedad por separación aparece cuando el perro se encuentra solo en casa. Aquí es muy común el llanto constante o el ladrido prolongado, fecas y orina por toda la casa, el destrozo de las cosas y notoria angustia y ansiedad.

3- Excitabilidad: Aquí hablamos de conductas efusivas que no son bien recibidas por nosotros, por ejemplo, que el perro salte encima de las personas, que corra y bote todo a su paso, que empuje a las personas, más aún si son niños y ancianos.

4- Destructividad y mordida excesiva: Hay que tener presente que la mordida del cachorro es algo natural en su desarrollo, sólo si esto se prolonga a lo largo del tiempo, ya cuando pasa a la etapa adulta, es que nos tenemos que preocupar, la destructividad en perros adultos, generalmente se relaciona a estrés.

De igual forma siempre hay que guiar a los cachorros con lo que sí pueden morder, y lo que no pueden.

5- Agresividad: Esta agresividad puede ser  hacia otros perros, gatos o personas. Existen varios tipos de agresividad distinta:

– La Protección de Recursos: El perro protege su alimento, su juguete o su cama.

– La agresividad por miedo: Frente algo que le provoca miedo o que desconoce.

– La agresividad territorial: El perro reacciona en forma agresiva porque está protegiendo un lugar.

– La agresividad depredadora: El perro persigue autos, bicicletas, motos o niños por ejemplo.

– La agresividad por género: El perro ataca a otros perros de su mismo sexo.

6- Coprofagia (el cachorro se come sus propias fecas):Es una conducta habitual en algunos cachorros, pero ésta no se debe extender por mucho tiempo, sólo es aceptable en casos puntuales, si esto se extiende a largo plazo estamos frente a un problema.

7- Orinar y defecar en todas partes: Esta conducta es probablemente uno de los motivos principales de consulta a entrenadores y etólogos. En una crianza apropiada, sería la madre quien enseñaría a sus cachorros a orinar fuera del “nido” u hogar. En su ausencia, son los dueños quienes deben enseñarle. Si eso falla, puede ocurrir que hasta en su etapa adulta el perro siga defecando y orinando en casa. No obstante, nunca es tarde para que nuestro perro aprenda.

8- Comportamientos anormales: Hay conductas que llaman la atención de los amos, como por ejemplo, movimientos repetitivos y constantes sin fin aparente, miedos a objetos como el corta uñas, secador de pelo, etc. Conducta de perros humanizados o consentidos que no quieren comer si no es de la mano del dueño, que no aceptan a otros perros, etc.

Finalmente, y lo más importante es que tengas presente que si tienes problemas con tu perro por su comportamiento, lo más probable que la responsabilidad sea en gran parte tuya. La mala interpretación del lenguaje canino, el uso de aversivos (sprays repelentes, por ejemplo), el castigo y otros factores pueden estar provocando esta brecha entre ambos.

¿Cómo podemos corregir estas malas conductas?

Es muy importante que los propietarios se den el tiempo de estudiar a sus perros, de saber el significado de las diferentes conductas y aprender a hacer una buena interpretación de las mismas. Con un entendimiento básico podremos manejar un 80% de las conductas alteradas presentes en las mascotas.

Sobre lo mismo, es importante tener claridad que ciertas enfermedades predisponen a comportamientos y actitudes anormales, se diferencian generalmente de una ”mala conducta” como tal, ya que aparece repentinamente y sin ninguna razón aparente.

Por esta razón, ante un problema de conducta grave es aconsejable visitar un veterinario o un etólogo. Ambos son profesionales de la salud que pueden diagnosticar una enfermedad, que explique un mal comportamiento. Pero además, el etólogo podrá orientarte en comportamiento.

Si tu perro no presenta ningún dolor ni malestar y su comportamiento no se relaciona a una enfermedad, y no has podido modificar su conducta, te recomendamos acudir a un profesional para que te ayude a modificar su conducta. Educadores caninos, adiestradores y etólogos pueden ayudarte en este aspecto. Te recomendamos buscar profesionales con buenas referencias, abiertos en cuanto a su trabajo y que no apliquen métodos de castigo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.