X
Regístrate
Cuidados / Salud

La Miasis en nuestros perros: cómo controlar y evitar la infestación por los gusanos de la mosca

#Cuidados / Salud

La Miasis en nuestros perros: cómo controlar y evitar la infestación por los gusanos de la mosca

Cuando nuestro perro tiene una herida y no nos damos cuenta en varios días, puede ocurrir que la herida se ponga muy mal oliente e incluso podría tener gusanos. Estos gusanos se deben a las moscas, mosquitos o la mayoría de los dípteros, que al posarse en la herida depositan sus huevos, los que al madurar y alimentarse de tejido se convierten en gusanos y posteriormente en alados.

A continuación te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la miasis en perros, los síntomas, el tratamiento e incluso el procedimiento de extracción de gusanos.

¿Qué es la Miasis canina?

La Miasis según la literatura, es la infestación por dípteros (que tiene dos alas). Estos insectos, en su etapa adulta, aprovechan los orificios o las heridas de un hospedador (en este caso nuestro perro) para depositar sus huevos, los cuales van a seguir su ciclo biológico gracias al animal parasitado, donde se alimentan de sus tejidos. Esta patología puede afectar a todo tipo de mamíferos, en cualquier región, especialmente durante los meses más húmedos del año.

Tipos de Miasis

Existen distintos criterios para clasificar las Miasis. En esta oportunidad las catalogaremos según su proceso de invasión:

1- Invasor primario: Penetran en la piel o aprovechan los orificios del cuerpo.

2- Invasor secundario o terciario: Aprovechan heridas y traumas.

El ciclo de vida de los dípteros y su desarrollo

Los dípteros que provocan la Miasis suelen tener distintas formas en su ciclo biológico, que consta de 4 etapas: huevo, larva, pupa y adulto. Las dos últimas fases no son en el hospedador (perro).

Las larvas secretan una enzima que daña la dermis (piel) y provocan la infección de la herida. Si no se trata, la herida aumenta su tamaño y aparece una secreción oscura, lo que atrae a otros dípteros, los que empiezan a depositar también sus huevos, provocando lo que se conoce como “gusanera” o “bichera”, gusanos en el perro.

Síntomas de la Miasis en perros

Existen distintas tipologías de Miasis: cutánea, cavitaria, sistémica y de herida. Por ello, en algunos casos puede ser más complicado de detectar que en otros.

También es importante destacar que aunque en un inicio podamos detectar una Miasis cutánea, ésta puede avanzar hasta convertirse en una sistémica, afectando a distintos órganos.

En los inicios se puede observar una pequeña herida o picadura, luego ésta va creciendo, provocando una zona sin pelo, formándose una pústula la que secreta un fluido sanguinolento. Esta evolución de la lesión puede provocar entre otros los siguientes síntomas:

– Irritación de la piel

– Lesiones en la piel

– Movimiento de los gusanos

– Edemas

– Fiebre

– Picazón intenso

– Dolor

– Incomodidad

– Lamido excesivo

– Diarrea

– Síntomas de anorexia (sin apetito)

Tratamiento

Si este proceso no se trata, es decir, no se limpia, desinfecta y no se administran antibióticos, la evolución puede ser nefasta, e incluso letal para nuestro querido perrito. Siempre el tratamiento debe ser indicado y supervisado por un médico veterinario.

Los gusanos se deben retirar de la herida mediante una pinza, es importante procurar no cortarlos. Previo a esto siempre debes rasurar la zona con heridas y gusanos. Luego de limpiar y tratar la herida ésta se cubrirá con un vendaje, a fin de mantenerla limpia y evitar re contaminaciones con más larvas.

Finalmente, resaltar que puede ser necesario el uso de antibióticos, fluidoterapia y otras medidas que el veterinario considere oportunas según la evaluación del caso. Así mismo, se pueden requerir distintas visitas al especialista para realizar una segunda extracción de gusanos, higienización de la zona o aplicación tópica.

¿La Miasis se puede transmitir a humanos?

Si, ya que como dijimos anteriormente la Miasis puede afectar a cualquier mamífero, es por esto que si tu perro tiene Miasis, debes tomar todas las precauciones necesarias: Cubrir tus heridas, evitar la humedad, usar desinfectantes y mantener fumigada la zona para evitar los dípteros.

¿Cómo prevenirla?

Manteniendo un buen nivel de higiene, incluyendo el cepillado y el baño del perro, podremos identificar de forma pronta este problema, lo que evitará complicaciones más graves. Así mismo, seguiremos de forma estricta la desparasitación interna y externa de nuestro perrito.

Siempre es recomendable acudir al médico veterinario, ante la aparición de cualquier síntoma antes mencionado, como el rascado excesivo, el lamido compulsivo de la piel o cualquier anomalía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.