X
Regístrate
Cuidados / Salud

Cómo identificar el celo en una perra

#Cuidados / Salud

Cómo identificar el celo en una perra

Si tienes una perrita, sabrás que su naturalidad es entrar en celo cada 3 o 4 meses, aproximadamente. Para la mayoría de los dueños el celo es un tema complicado, ya que además de cambiarle el carácter, atrae a todos los perros del barrio, armando trifulcas, y peleas fuera de nuestro hogar; sin contar que puede quedar preñada de múltiples cachorros de los cuales hay que hacerse cargo posteriormente.

Con la aparición del primer celo sabemos que nuestra cachorra pasó a ser una adulta, es importante que conozcas las etapas por las que tu perrita atravesará durante su etapa reproductiva, porque así podrás controlar y manejar de mejor forma sus períodos de celo, para que no te sorprenda.

El celo

Para poder conocer mejor a nuestra perrita, es fundamental hablar de cómo es el celo y cómo las afecta. Explicaremos esto de forma breve y sencilla:

Las perras de razas pequeñas suelen ser más precoces y entrar en celo entre los 6 y 9 meses de edad, las razas más grandes o gigantes entre los 9 meses y el año de vida.

El celo en sí mismo puede durar entre 15 días a 1 mes, esto depende de cada perrita. Es importante saber que el sangrado no es parte del celo en sí, es una etapa previa, como un aviso, lo normal es que el sangrado llegue de 7 a 10 días previo a la aparición del celo.

Etapas del celo:

1- Proestro: Los machos se sienten atraídos pero ella los rechaza. Hay que tener ojo ya que algunas veces aparecen cambios de actitud y personalidad. Aquí es cuando veremos un pequeño sangrado que puede durar 7 a 10 días.

2- Estro: Es el período en donde ocurre la ovulación, por lo que aceptará a los machos. El sangrado disminuye hasta desaparecer, y puede durar entre 5 días o más, dependiendo de cada perra.

3- Metaestro: La perra vuelve a rechazar al macho, ya que lo normal sería que en el ciclo anterior, si tuvo contacto con un macho, haya quedado preñada, por lo tanto entra en el período de gestación, el cual puede durar entre 3 a 4 meses.

En esta etapa podemos ver conductas aberrantes como la “pseudo preñez”, que es cuando la perra no quedó preñada pero su organismo cree que si; por lo que se comporta extraño y adopta juguetes como si fueran sus cachorros.

Anestro: Es la etapa de descanso sexual y es variable en las perras según su nivel de hormonas y edad. Es en esta etapa donde se recomienda realizar las esterilizaciones.

Después del primer celo

Muchas perras, después de experimentar el primer celo cambian el carácter haciéndose más territoriales y agresivas que antes. Aquí es donde se recomienda esterilizarla. No obstante, debemos analizar cada situación en particular para ver si la esterilización realmente ayudará a la perra, o podemos recurrir a otros tipos de terapias como Flores de Bach, Medicina Homeopática, entre otras. No todas las perras que son esterilizadas cambian su carácter, aunque la mayoría suelen mostrarse más estables pasado un tiempo. No todas las perras presentan estos cambios de comportamiento post primer celo, pero hay que estar atentos, ya que si los presenta hay que tomar medidas drásticas.

Conductas no deseadas

Si tu perra posterior a su primer celo, desarrolla actitudes no deseadas, como por ejemplo agresividad con miembros de la familia, timidez exagerada, etc. debemos ser respetuosos y evitar molestarla cuando nos mande señales de malestar, como: gruñidos, darnos la espalda, evitar el contacto con nosotros, etc. Si logramos identificar en qué momento actúa de este modo, será clave para poder tomar acciones y resolver el problema, siempre de la mano de un especialista, tanto de etólogos como de médicos veterinarios.

Cuando cambian sus actitudes con otros perros, se ponen más dominantes, agresivas, pelean o los muerden; es importante que podamos trabajar sobre estas actitudes, ya que la aparente solución es dejar de sacarla a pasear y evitar el contacto con otros perros, pero esto lo que hace es interrumpir la socialización habitual, aumentar la ansiedad y la problemática. Lo que hay que descubrir es qué es lo que detona su actitud agresiva, y luego trabajar sobre esto con el especialista.

Te recordamos que de la mano del trabajo con etólogos y veterinarios, podemos apoyarnos en la homeopatía, las Flores de Bach o la Fitoterapia, que nos ayudará mediante medicinas naturales, sin individualizar a nuestra mascota y a controlar el exceso de agresividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.