X
Regístrate
Alimentación

Cachorros huérfanos, cómo alimentarlos y criarlos

#Alimentación

Cachorros huérfanos, cómo alimentarlos y criarlos

Todos conocemos casos o incluso nos ha tocado enfrentar la crianza y alimentación de cachorros huérfanos, por lo mismo sabemos que es una tarea que requiere de mucha atención y dedicación. En esta nota te enterarás de todo lo que necesitas saber en caso de que te toque cumplir esta maravillosa labor.

Comenzaremos por lo más importante y este será el primer aprendizaje: nunca debes separar a los cachorros de su madre antes del mes y medio de vida, ya que puede generar consecuencias negativas en tu cachorro, tales como:

– Ansiedad por separación

– Agresividad

– Hiperactividad

– Succión de objetos como algodón, telas o juguetes.

Por lo mismo todos los consejos que te daremos son para casos extremos.

Alimentación

La leche es el alimento fundamental para ellos, no sólo los alimenta, sino que también se traspasa la flora bacteriana que coloniza su sistema digestivo y le entrega los anticuerpos necesarios para protegerse de las enfermedades que lo rodean. Esta es la primera etapa para generar un sistema inmunológico fuerte que proteja al cachorro.

Es de vital importancia que el cachorro tome leche materna, por lo menos durante las 4 primeras semanas. El óptimo son 8 semanas, pues no solo aporta en la alimentación sino también en el proceso de aprendizaje que aporta su madre a través de suaves mordidas, lamidos y gruñidos.

Tipo de alimento

Durante las primeras 4 semanas debes alimentar a tu cachorro con una leche artificial lo más parecida a la leche materna, las que puedes encontrar en una clínica veterinaria o tienda de mascotas para adquirirla.

En el caso de que no logres encontrarla puedes sustituirla por leche de cabra pasteurizada, ya que su contenido de lactosa es la más parecida a la de una perra.

La leche debe estar tibia y se la darás con una mamadera para prematuros que tienen una chupete especial para ellos.

Como dato importante te contamos que NUNCA le des leche de vaca, ya que contiene mucha lactosa y el estómago del perrito no podrá digerirla.

Frecuencia de alimentación

Para un correcto crecimiento debes alimentarlo de forma continua los primeros tres días de nacido y cada dos horas, tanto de día como de noche. Luego de estos tres días puedes alimentarlo cada 3 horas.

Esta frecuencia se debe mantener durante las primeras 4 semanas y posteriormente alternar la toma de leche con la alimentación sólida de pellets remojados en agua tibia. Y así de forma progresiva se hace el cambio para que luego de 8 semanas ya esté comiendo sólo alimento sólido (pellets).

Otros cuidados

Además de darle al cachorro una alimentación adecuada también debes tener en cuenta:

Estimular sus esfínteres: Durante los primeros días de vida, un cachorro es incapaz de hacer caquita o pipí por sí solo, por esto, debemos estimularlo sobando suavemente un algodón en su ano y zona genital.

Evitar la hipotermia: Un cachorro recién nacido es propenso a la hipotermia (morir de frío), por lo tanto, debemos preocuparnos de que tenga un foco de calor y mantenerlo a una temperatura entre los 24º y 26º C de manera constante.

Contacto: Todos los perros necesitan contacto, pero especialmente los perros cachorros. Debemos pasar tiempo con ellos y estimularlos, pero no interrumpir nunca sus horas de sueño.

Ambiente saludable: El sistema inmunológico de un cachorro destetado prematuramente es muy débil. Por eso para evitar cualquier enfermedad infecciosa debemos mantener al cachorro en un ambiente adecuado y completamente limpio y desinfectado. Y no olvides consultar con tu veterinario el estado general de tu cachorro prematuro, ya que cada uno tiene características diferentes que hay que intentar cubrir.

¿Tienes historias que contarnos? Comenta!

2 comentarios

  • Evelyn Cerpa

    Tuve una gata que fue mamá de 5 gatitos, a las dos semanas ya no quería darles de mamar, la cual tuve que intervenir y acostar a mi gata haciéndole cariño y dándole alimento húmedo (que le encantaba) mientras los gatitos algo alcanzaban a mamar, como quedaban con hambre recurrí a la leche que venden en las veterinarias, dándoles en mamaderas aproximadamente cada 4 horas (hasta que cumplieron dos meses de vida), los pequeños les gustaba tanto leche en mamadera o tenían mucha hambre que apenas me veían hacerles la mamadera se me trepaban por las piernas, les daba hasta que me dejaban de pedir, luego jugaba con ellos y se quedaban dormido por donde les pillaba el sueño, yo buscando por toda la pieza uno por uno hasta dejarlos durmiendo todos juntos, mientras iban creciendo les daba alimento húmedo, pero aun así preferían la mamadera, cuando ya les di el ultimo tarro de leche empece a mesclar la comida húmeda con la seca hasta que aprendieron a comer sólitos, a los tres meses ya comiendo sólitos y haciendo sus necesidades en su arena los di en adopción, me fue muy difícil entregar a mis cachorros, pero no podía quedarme con ellos, todavía los recuerdo con cariño.

    • desarrollo

      Qué bella historia Evelyn. Tu apoyo y labor fue mi importante para ellos.❤ ¡Gracias por compartir tu historia con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.