X
Regístrate
Cuidados / Salud

El terror del Parvovirus

#Cuidados / Salud

El terror del Parvovirus

El parvovirus o parvovirosis canina es una enfermedad que esperamos nunca aparezca en nuestros peludos, sobre todo cuando son cachorros. En esta nota te contaremos qué es y cómo detectarlo en nuestras mascotas, ya que al ser una enfermedad rápida, dañina y muchas veces mortal en cachorros, es muy necesario que sepas a lo que podrías enfrentarte.

¿Qué es el Parvovirus?

El parvovirus, como su nombre lo dice, es una enfermedad viral muy común en perros y es altamente contagiosa entre ellos, sin embargo hay que dejar en claro que para el humano no lo es.

Este virus no se transmite a través del aire, sino que a través de las fecas de perros infectados o elementos contaminados con estas (fómites). Lamentablemente es muy resistente al medio ambiente y puede sobrevivir durante más de 6 meses en él, pudiendo quedar en la calle, en parques, criaderos y donde sea que haya habido algún caso positivo a esta enfermedad.

Afecta al sistema gastrointestinal (disminuye la absorción normal de nutrientes y por osmósis, de agua y sangre, provocan una diarrea muy acuosa de color rojizo); en algunos casos también puede afectar al corazón (miocardio), pero es muy poco frecuente.

¿Cuáles son los síntomas del Parvovirus canino?

Generalmente de 3 a 5 días post exposición al virus comenzarán los síntomas. En perros adultos puede pasar inadvertido sobre todo si están vacunados, o bien sus fecas podrían estar un poco más blandas, sin embargo, si no están inmunizados pueden presentar problemas digestivos más serios e incluso pueden llegar a morir por la enfermedad, aunque en adultos son muy pocos los casos en que ocurre esto. El problema mayor es en cachorros, ya que no tienen bien desarrollado su sistema inmunológico, y mientras más jóvenes, más mortal, por eso es tan importante un diagnóstico precoz.

Los síntomas tempranos de esta enfermedad son diarrea con o sin sangre de un olor intenso, decaimiento rápido, anorexia, vómitos y fiebre alta. Si ves algunos o todos estos síntomas en tu cachorro debes consultar de inmediato con un veterinario, ya que el desarrollo de esta patología es muy rápido, y además, mientras más jóvenes son, más propensos estarán a la deshidratación, lo que agravará aún más el cuadro.

Cómo el virus se aloja en intestino y rompe los tejidos internos de este (vellosidades), las bacterias que normalmente están aquí, comienzan a multiplicarse sin control, y como la barrera no está íntegra, pueden pasar a la sangre generando septicemia (infección sanguínea generalizada) que es la causa de muerte final en la mayoría de los cachorros aquejados con esta enfermedad.

Diagnóstico del Parvovirus

Existe un test rápido disponible en la mayoría de las clínicas veterinarias, donde con una muestra fecal, se puede saber si nuestro perrito está infectado o no con esta patología. También hay un examen sanguíneo específico para el virus que es más sensible (más certero) pero debemos esperar un par de días para conocer los resultados.

En los exámenes sanguíneos lo principal que encontraremos es una disminución de las defensas (glóbulos blancos), la cual será proporcional a la gravedad de la enfermedad.

La hospitalización será inevitable, es necesario monitorear al cachorro enfermo las 24 horas del día, y su recuperación dependerá de su edad, agresividad de la cepa, estado inmunitario individual, rapidez del diagnóstico y de un tratamiento apropiado.

Tratamiento del Parvovirus

Esta enfermedad no tiene una cura directa contra el virus, se deben tratar los síntomas adyacentes e intentar subir las defensas del perrito para que este logre combatir por sí mismo la patología.

Es muy importante mantener al cachorro con sueros intravenosos para reponer líquidos y electrolitos (sales) que se han perdido a través de los vómitos y la diarrea, de esta manera combatimos la deshidratación que siempre acompaña a esta enfermedad.

Generalmente se utilizan antibióticos para combatir a las bacterias que se han aprovechado de la ruptura del epitelio intestinal (pared), controlando así su multiplicación y combatiendo la posible septicemia que pueden generar.

Generalmente se limita la nutrición en un comienzo y de a poco se van entregando alimentos de muy buena calidad y altamente digestibles para ayudar a su inmunidad y recuperación. Los vómitos y las diarreas se pueden ir controlando según sea cada caso individual con medicamentos adecuados para ello.

El tratamiento puede llegar a ser muy costoso, y aunque se haga lo correcto en el protocolo, nada nos asegura la sobrevivencia del cachorro. Por esto es demasiado importante prevenir, y ante cualquier sospecha, actuar rápidamente.

Prevención de Parvovirosis

El principal método preventivo para esta enfermedad es la vacuna, por eso, es de vital importancia mantener un control exacto de su calendario de vacunación. Sin embargo, esto no entrega una garantía del 100% de que nuestro perro no enfermará, los animales vacunados podrían padecerla igual, sobre todo si son cachorros. Los adultos vacunados también pueden enfermarse, pero generalmente la patología pasa inadvertida o presenta síntomas muy leves.

Si tienes un cachorro, hasta que tu médico veterinario lo indique, no lo juntes con otros perros ni lo saques a lugares donde pueda encontrarse el virus, que lamentablemente, está en cualquier lugar público. Recuerda que el virus es muy resistente al medio ambiente y puede sobrevivir varios meses en el lugar infectado.

Si tienes la mínima duda que tu cachorro pueda estar comenzando con parvovirosis, corre a un veterinario, si no lo es ¡mucho mejor!, pero si lo detectaste a tiempo podrías salvarle la vida que es lo que más vale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.