X
Regístrate
Cuidados / Salud

Perros lazarillos

#Cuidados / Salud

Perros lazarillos

En todo el mundo existen perros que son utilizados por el hombre para trabajar, como es el caso de los perros policiales, pastores, actores, etc. Sin embargo, los que se llevan la mayor carga de trabajo son los llamados perros lazarillos, ya que ellos trabajan las 24 horas del día durante la mayor parte de su vida.

Estos animales son entrenados para ayudar a personas no videntes o que tengan problemas serios a la vista. Las zaras predilectas para esto son las de carácter dócil, inteligente y servicial como los Golden Retriever, Labradores y Pastores Alemanes.

Los lazarillos no son simples mascotas, ellos realizan una labor muy noble e importante, donde facilitan a sus dueños poder moverse y desenvolverse de manera independiente. Son realmente muy fieles compañeros.

Infancia de un perro lazarillo

Existen asociaciones dedicadas a criar y adiestrar a los perros lazarillos y es aquí donde nacen la mayoría de ellos. Generalmente en estos lugares, hacen algún tipo de selección con los padres para que su carácter e inteligencia sean aptos para este trabajo. Habitualmente luego del destete, son entregados a alguna familia temporal que los tendrá hasta cumplir el año de vida. Durante este tiempo la familia les enseñará conductas básicas adecuadas para estar en casa y cómo comportarse al salir a la calle, les enseñará el comportamiento que debe tener frente a las personas, otros perros y cómo debe actuar en distintos lugares y establecimientos que podría llegar a visitar con su futuro dueño.

Entrenamiento definitivo

Cuando cumplen el año de edad deben volver a su lugar de nacimiento, donde la asociación se encargará del entrenamiento más fuerte y definitivo. Les enseñarán a caminar en línea recta por la calle, evitar obstáculos, avisar cuando hallan escalones, no pasar por lugares donde su dueño pueda golpearse la cabeza como con ramas de árboles, cómo andar en transporte público y cómo comportarse en lugares como restaurantes, supermercados, cafeterías, etc.

Se le instruirá también en las acciones a realizar dentro de hogar, como guiar a la persona, ayudarla a recoger cosas, sacar los obstáculos del camino, abrir puertas o cajones y a movilizarse si su dueño tiene también problemas para esto.

Además deberán aprender a no perseguir pelotas y a no distraerse con otros perros ni con nada que pueda poner en peligro la integridad o vida de su futuro dueño. Si el perro no cumple con todas las expectativas puestas en él para este trabajo (que son bastante altas), se debe sacar del programa y se da en adopción a una familia que no lo requiera como lazarillo, para que viva una vida normal como cualquier otro animal de compañía, o bien se puede destinar a otro tipo de asistencia que no requiera tanta concentración.

Comienza el trabajo

Cuando cumple dos años ya está listo para conocer a su nuevo dueño. Una vez que se conocen, ambos comienzan un periodo de adaptación, así crean vínculos y la persona invidente reconoce las señas que el perro le entregará en las distintas situaciones. Cuando ya están adaptados uno al otro, se pueden ir juntos a casa y comienza el trabajo real de este lazarillo y su nueva vida junto a su dueño. Se crea un gran vínculo entre ambos ya que el perro se volverá indispensable para su dueño, pasarán todos los días juntos y su relación será muy estrecha.

Generalmente las asociaciones responsables hacen un seguimiento de por vida al perro lazarillo, para verificar que esté haciendo bien su trabajo y que sus necesidades básicas estén correctamente cubiertas.

Cuando el perrito cumple más de 10 años se comienza a evaluar su jubilación, esto se hace normalmente cerca de los 12 años o antes si surge algún problema de salud, o si su dueño así lo estima por algún motivo personal. Algunas asociaciones los pueden recibir de vuelta y les buscan otro hogar adoptivo, pero en la mayoría de los casos se quedan con su dueño invidente, ya que el vínculo creado entre ellos es generalmente irrompible, no trabajan más pero siguen juntos por el resto de la vida del can.

En Chile…

En nuestro país puedes encontrarlos como “perros de asistencia para ciegos”, “perros guía” o “perros lazarillos”, a veces no es tan fácil conseguir uno de ellos, por lo que mucha gente opta por buscar también en el extranjero.

Los perros de asistencia sea cual sea su labor, si están debidamente acreditados, por ley son reconocidos como herramientas técnicas con derechos de accesibilidad, esto quiere decir, que podrán entrar con su dueño a todo tipo de establecimiento de acceso a público, ya sean públicos o privados, e incluso se les permite acceder a todos los tipos de transporte público que la persona en su compañía quiera utilizar.

Es un arduo trabajo para ellos, incluso existe controversia por gente que dice que es demasiado entrenamiento para un animal y que no les permite seguir su naturaleza, pero hasta que no se encuentre una opción para reemplazarlos, seguirán cumpliendo con esta importante labor. Les permite a las personas no videntes ser más independientes, que para ellos esto es tan importante como para todos, y encuentran una amistad invaluable en estos perritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.