X
Regístrate
Cuidados / Salud

Distemper canino

#Cuidados / Salud

Distemper canino

El distemper o moquillo canino es una de las más importantes enfermedades que pueden enfrentar nuestros perritos a lo largo de su vida. Queremos contarte todo acerca de ella, qué es, sus síntomas, diagnóstico, tratamiento y lo más importante, cómo prevenirla.

El distemper es una enfermedad provocada por un virus llamado Paramixoviridae, que puede atacar a todos los caninos y también otras especies como los hurones. Es una enfermedad que puede llegar a ser mortal sobre todo si es diagnosticada desde cachorros, ya que su sistema inmune no es tan fuerte como en un perro adulto. Sin embargo, puede ser grave para todas las edades más aún si no está vacunado.

La transmisión de esta enfermedad se da a través de secreciones respiratorias de perros enfermos o de sus secreciones oculares, orina y heces. Generalmente los perros se contagian de forma directa con animales que padecen esta patología, cuando se acercan, se huelen y juegan. Es difícil que se contagie por caminar en lugares donde antes estuvo un perro contagiado, porque no es muy resistente al medio ambiente, incluso muere de manera relativamente rápida con los detergentes y desinfectantes comunes. De todas formas, esto podría ocurrir de todas maneras, incluso nosotros mismos, como dueños podemos llevar el virus e infectar a nuestra mascota en casa, por lo que es de vital importancia el lavado de manos e higiene, sobre todo cuando estamos con perros desconocidos.

Síntomas del Distemper Canino

Dependiendo de la cepa del virus y de la inmunidad que ya tenga el perrito (calidad de sus defensas), los síntomas van a ser muy variables. Normalmente el animal va a tener un primer período de la enfermedad en que generalmente pasa desapercibido, pero luego pasa a una segunda etapa donde podrían aparecer algunos. Debes estar atento a los siguientes síntomas:

  • Secreción ocular (conjuntivitis), secreción nasal, tos, dificultad respiratoria y/o neumonía.
  • Vómitos y diarreas (gastroenteritis), incluso puede aparecer sangre en las deposiciones.
  • Hiperqueratosis nasal y de las almohadillas de las patas, esto quiere decir que se ve una capa más gruesa de lo normal en estas zonas.
  • Convulsiones, ataques súbitos, tics y espasmos musculares. Generalmente esta se da cuando no se ha detectado la enfermedad a tiempo o la cepa es muy agresiva.

Diagnóstico

Si sospechas que tu perrito pueda estar contagiado, debes llevarlo de inmediato con su médico veterinario para que lo examine, quien te hará muchas preguntas sobre tu perrito para descartar o afirmar su sospecha, para lo cual deberá solicitar exámenes. Hay test rápidos fecales para detectar el distemper pero pueden dar resultados no tan confiables, lo mejor es hacer un PCR (análisis de sangre de proteína C reactiva) y mandarlo al laboratorio para verificar, demora un poco más, pero es mucho más certero. Probablemente además te pedirá exámenes de sangre para revisar sus defensas, ya que éstas disminuyen considerablemente con esta enfermedad.

Tratamiento

Como es un virus no tiene un tratamiento específico, lo que se debe hacer es un tratamiento paleativo, lo que quiere decir que se tratan los síntomas para aliviar al cuerpo, mejorar sus defensas y el mismo perrito sea capaz de combatir al virus.

Generalmente el paciente debe quedar hospitalizado para un mejor seguimiento y manejo de sus síntomas. En cada caso se verá el mejor tratamiento de forma individual, por ejemplo si está deshidratado se dará apoyo con sueros intravenosos, se bajará la fiebre con antipiréticos, se pueden dar antibióticos si tiene infecciones secundarias, medicamentos expectorantes si tiene muchas secreciones, anticonvulsionantes, etc.

Generalmente el tratamiento es largo y toma tiempo, y no siempre se puede salvar la vida de nuestras mascotas aunque hagamos todo lo que dicen los protocolos, dependerá de él si responde bien o no. Es por esto que es tan importante la prevención.

Prevención

La principal y más importante forma de prevención es la vacunación, esta le entrega las sustancias necesarias para poder combatir la enfermedad si alguna vez se ven enfrentados a ella. Muchas veces se infectan pero no presentan grandes síntomas si están vacunados, incluso algunos ni si quiera los presentan. Es por esta razón que es tan importante seguir correctamente y a tiempo el calendario de vacunación que establecerá tu médico veterinario.

Protege a tu mejor amigo, mantente siempre atento a sus estados de ánimo y evítale pasar por esta enfermedad. Y si tu perrito ya fue diagnosticado, sigue nuestros consejos para mejorar su calidad de vida y siga siendo feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.