X
Regístrate
Cuidados / Salud

¿Cuándo debo abrigar a mi mascota?

#Cuidados / Salud

¿Cuándo debo abrigar a mi mascota?

Llega la época de frío y muchas personas comienzan a abrigar a sus mascotas, sin embargo en este tema siempre encontramos controversia, si está bien o mal hacerlo. En esta nota te ayudaremos a saber, si es necesario abrigarlas y en qué casos conviene hacerlo.

Los perros por naturaleza traen un manto de pelo y protección grasa en la piel para poder combatir frío, calor, sequedad, humedad, etc. Para varios de ellos es más que suficiente, pues cambian su pelaje a través de la pelecha para recibir mejor los períodos fríos y los de calor, disminuyendo la cantidad de pelos en su manto o aumentándolo según necesidad.

Si tu perro es de los que no necesita abrigo, es mucho mejor para su salud, ya que si lo abrigas igual, se puede ver afectado su normal proceso fisiológico de pelecha generando que esta ocurra durante todo el año, y también puede verse afectada su autorregulación térmica natural volviéndose más friolentos en invierno y resistiendo menos el calor en verano.

Estos son algunos casos donde se recomienda abrigar a nuestra mascota:

  • En cachorros y en perritos de edad avanzada: En cachorros las defensas generalmente no están bien desarrolladas y en edad avanzada ya no funcionan de la mejor manera, además la autorregulación térmica puede estar disminuida, por lo tanto, el frío los puede llevar a enfermar o pueden empeorar los signos de enfermedades ya diagnosticadas, como por ejemplo la artrosis en los viejitos.
  • Animales muy delgados o desnutridos: En estos casos, la grasa corporal es muy delgada, por lo que les cuesta más mantener el calor durante los periodos fríos.
  • Pelo corto: Las mascotas con este tipo de pelo también son más propensas a pasar frío ya que el manto del pelaje no les alcanza para mantenerse abrigados, sobre todo en lugares donde los fríos son más intensos.
  • Razas pequeñas: Algunas razas pequeñas también son propensas a pasar más frío sobre todo si son de pelo corto. Su superficie cutánea y su nivel de grasa en la piel generalmente no les alcanza para soportar fríos muy bajos.
  • Señales de frío: Sea la raza que sea o tenga el pelo que tenga, si ves que tu perrito busca desesperadamente el calor o se acuesta tiritando puede ser que tenga frio y es necesario abrigarlo (cuidado con estos signos porque también pueden ser de enfermedad, lo mejor en estos casos es consultar a tu veterinario para ver si es solo el frío).

Si tu perrito es de los que requiere abrigo, hazlo solo cuando veas que es realmente necesario y trata de no mantenerlo abrigado todo el día, por ejemplo cúbrelo cuando salgan de paseo, o si duerme destapado y expuesto al frío de la noche le puedes poner más mantas en su cama o una capita cómoda y lo mismo si duerme en el patio. Cuando esté dentro de tu hogar no lo abrigues para no alterar su fisiología normal de termorregulación y no lo mantengas por varios días con la ropa puesta para que no se apelmace su pelo o pueda acumular mugre y humedad.

Lo más importante es que el abrigo le quede muy cómodo, más que por estética, debemos utilizarlos solo en casos de necesidad. Los mejores materiales para ellos son el algodón y la lana, los materiales sintéticos o de cuero generalmente los rompen y mordisquean ya que les puede atraer el aroma que tienen.

Considera estas recomendaciones para mantener a tu peludo sin frío y siempre sano, sin alterar su fisiología natural, así pasarán un invierno tranquilo, calientito y sin enfermedades.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.