X
Regístrate
Cuidados / Salud

Síndrome del gato volador

#Cuidados / Salud

Síndrome del gato volador

Todos hemos escuchado historias de gatos que se han caído de ventanas o balcones de edificios, provocándose desde pequeñas heridas hasta politraumatismos que pueden llevar incluso a la muerte del minino. Este tipo de accidentes se producen por el Síndrome del gato volador o Síndrome del gato paracaidista, y en esta nota te explicaremos todo al respecto.

No es que los gatitos quieran voluntariamente tirarse o sientan una atracción por lanzarse desde las alturas, ellos tienen claro que eso les podría hacer daño. El problema radica en que la evolución del gato ha sido más lenta que la de los humanos. En la naturaleza ellos no tienen problema de andar de árbol en árbol y si caen, saben que pueden enganchar sus garras en los troncos o incluso caer en el follaje mullido del piso para no hacerse daño. En cambio en un edificio, ellos no tienen noción de la altura real en la que están, ya que no suben por voluntad propia, ni saben a qué nivel de altura realmente se encuentran. Además de esto, la estructura de los balcones y ventanas no está hechas para que se puedan afirmar con sus garritas, por lo que podrían caer, provocando un accidente.

Los estudios al respecto indican que la mayor predisposición a sufrir este síndrome son tanto hembras como machos de hasta 2 años de edad que aún no han sido esterilizados, pero esto no exime a los demás. Las principales razones de estas caídas son: excesiva curiosidad, espíritu de aventura, falta de experiencia, entrada en celo, poca superficie para caminar por los bordes de ventanas o balcones y principalmente es por el descuido de los propietarios.

Dicen que es mejor cuando un gato cae desde mayor altura pues se hace menos daño, pero esto es vedad solo hasta cierto punto. Por ejemplo, si cayera desde el segundo piso puede hacerse más daño que si lo hiciera desde el cuarto, esto es porque necesitará el tiempo suficiente durante la caída para adoptar una posición tal, que su centro de gravedad coincida con el centro geométrico de su cuerpo, es decir, distribuir su propio peso y posicionarse de manera que la caída tenga el menor impacto posible contra el piso. Sin embargo, esto tiene un límite, si cayera desde el octavo piso, la caída puede llegar a ser mortal aunque caiga de la manera correcta. Además influirán los obstáculos que puedan encontrar durante el descenso, como por ejemplo, toldos o colgadores de ropa con los que también se puede golpear.

Esto es uno de los motivos por los que llegan los gatitos al veterinario, si caen mal o de mucha altura, generalmente habrá desde pequeñas fracturas a grandes politraumatismos que pueden desencadenar incluso la muerte. Cualquiera sea el caso, si sobrevive, el pequeño animalito quedará con una gran carga de estrés después, la cual puede durar varios días. Por eso es tan importante prevenir, lo cual puedes hacer colocando mallas especiales en balcones y ventanas, restringir el acceso cuando estés fuera de casa, o bien mantener una constante vigilancia cuando tu minino se encuentre en estos lugares de riesgo. La castración también puede ayudar a disminuir las probabilidades de estas caídas, pero se deben tomar las medidas de seguridad mencionadas anteriormente para evitar estos accidentes. También puedes intentar distraer su atención cuando estés fuera del hogar, con juguetes o centros de entretención para que así no salga y vite estos lugares donde corre más peligro. Conoce las diferentes alternativas de juguetes para él en easy.cl.

Ahora que ya conoces el síndrome del gato volador, no permitas que tu minino se transforme en uno, pues ya sabes el riesgo que corre al caer desde grandes alturas. Te recomendamos que sigas nuestros consejos y medidas preventivas para que así evites un accidente y sigas disfrutando el cariño de tu minino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.