X
Regístrate
Cuidados / Salud

Cómo cuidar las almohadillas de mi perro

#Cuidados / Salud

Cómo cuidar las almohadillas de mi perro

Es muy importante mantener saludables las almohadillas de nuestros perritos, ya que al estar en contacto frecuente con el suelo, son más difíciles de curar. Sigue leyendo para que te enteres cómo puedes cuidarlas y así prevenir futuros problemas.

Las almohadillas en nuestras mascotas funcionan como amortiguadores contra el impacto con el suelo al caminar, y sirven de protectores de huesos y articulaciones que se encuentran en la zona. Además están provistas de grasa en su interior para soportar el frío y los tipos de suelo que pisan. Dentro de ellas también se encuentran las glándulas sudoríparas que ayudan a nuestros peludos a regular su temperatura en tiempos de calor.

Como ves las almohadillas tienen múltiples funciones, por lo tanto, es muy importante mantenerlas íntegras y sanas. Tienes que fijarte cómo las tiene tu perrito, porque dependiendo de su vida cotidiana, estas pueden ser más sensibles que otras. Por ejemplo, un can acostumbrado al tracking y paseos por diferentes superficies va a tener las almohadillas más gruesas y preparadas para estos terrenos, pero si tu perrito vive por ejemplo en departamento y no tiene muchos paseos al día, probablemente tendrá unas almohadillas más delgadas y sensibles.

Si eres de los que tiene un perrito a todo terreno, aunque sepas que sus almohadillas son más fuertes, igual debes poner ojo en ciertas situaciones, como cuando va a tener un día de ejercicio más intenso o el paseo dure más tiempo. En estos casos es recomendable que protejas sus almohadillas utilizando algún hidratante durante la noche anterior, ya que si están muy secas, aumentan las probabilidades de resquebrajamiento y heridas.

Si tu perrito es de departamento o no está comúnmente en contacto con superficies más hostiles, debes tener más precaución y estar más pendiente. A ellos es común que se le resequen las almohadillas al caminar por el cemento, sobre todo si corren en él, pueden llegar incluso a generar heridas por roce si la almohadilla es muy delicada. En estos casos es recomendable preparar las patitas cuando vaya a lugares que no está acostumbrado o el paseo pueda ser más largo del normal, esto se hace utilizando una crema hidratante la noche anterior, y cuando lleguen de vuelta a casa, volver a aplicarla con un pequeño masaje en sus deditos para estimular su circulación.

Sea cual sea el tipo de almohadilla que tenga tu regalón, sensible o más fuerte, jamás lo saques a caminar en las mayores horas de sol y calor por el cemento, es como ponerle las patitas directas al sartén caliente, se queman rápidamente y es muy difícil curar quemaduras en este lugar por su constante contacto con el suelo. Te recomendamos que si tienes dudas de lo caliente que pueda estar la superficie, la pises tú mismo a pies descalzos, o en su defecto simplemente tocarla con la mano. Si te quemas, no lo expongas.

También cuida de no pasar por vidrios, espinas o piedras que puedan ser un riesgo de heridas para tu peludo, porque aunque sean almohadillas más gruesas, con estas superficies tan inhóspitas, correría muchos riesgos de heridas e incrustaciones de elementos que molestan, duelen y se pueden llegar a infectar empeorando el cuadro.

Si tu perrito es en extremo delicado de sus patitas, puedes ver la opción de que use calzado cuando lo requiera, cuando veas que el riesgo de lesiones en sus almohadillas sea demasiado alto. Para esto deberás ir acostumbrándolo a usarlas, porque probablemente en un comienzo le disguste la idea de andar con zapatos. Si no lo acostumbras de cachorro, intenta hacerlo de a poco, colocándole el calzado un par de veces al día durante algunos minutos para ver cómo reacciona y así también se familiarizará con el tema.

Finalmente cuida que no pise superficies muy rugosas o áridas luego que haya estado mucho tiempo en el agua, sus almohadillas estarán más blandas y con esto aumenta el riesgo de lesiones.

Ya sabes ahora cómo cuidar esas patitas peludas que tanto amas, no las descuides, son parte fundamental de su cuerpo. ¡Ahora a pasear tranquilamente con tu regalón!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.