X
Regístrate
Cuidados / Salud

Cálculos renales en gatos

#Cuidados / Salud

Cálculos renales en gatos

Una de las afecciones más comunes en los gatos son los cálculos renales, los cuales pueden ser dolorosos, molestos e incluso mortales si no se tratan. En esta nota te contaremos cuáles son los más comunes, los factores predisponentes, su diagnóstico, tratamiento y prevención para evitar que no aparezcan.

Los cálculos renales (urolitos renales) son una acumulación excesiva de ciertos minerales que irán formando una estructura tipo piedra, generando dolor e incapacidad para orinar correctamente. Hoy en día los dos tipos más frecuentes de cálculos en gatos son los compuestos por cristales de estruvita (mezcla de amonio, fosfatos y magnesio) y también los de oxalato de calcio (mezcla de estos dos componentes: oxalato + calcio). Lo importante es saber cómo se producen prevenirlas en el futuro.

Existen varios factores que aumentan las probabilidades para que aparezcan estos cálculos, por ejemplo:

  • Raza: Los más propensos son los persas, himalayos y birmanos.
  • Edad: Entre los 2 a 6 años es más frecuente su aparición.
  • Medicamentos: Uso prolongado de corticoides o tetraciclinas aumentan la probabilidad.
  • Género: Los machos hacen más cálculos que las hembras.
  • Infecciones: Con acúmulos de bacterias presentes se puede ayudar a la formación de estas piedras.
  • Dieta: Principal factor, sobre todo cuando son altas en carbohidratos como los pellet de baja calidad y/o son altos en fósforo, magnesio y calcio.
  • Deshidratación: Ayuda a la formación de ellos, sobre todo en gatos alimentados con pellets, ya que el alimento es demasiado seco para ellos.

 

Síntomas

Los signos clínicos son bastante importantes porque, sea cual sea el tipo de piedra que tenga, comenzará con los mismos síntomas. Observaremos entonces que tendrá dificultad para orinar, ya sea visitando mucho más seguido su caja de arena, vocalizando al orinar, sangre en la orina, o incluso puede hacer sus necesidades en lugares que no acostumbra. Puede confundirse con un estreñimiento, por lo que es vital que si algo anda mal con tu gatito, asistas de inmediato a la consulta para descartar la causa real, ya que si se obstruye la vejiga, esta puede reventar pudiendo llevarlo a la muerte en poco tiempo. Verás a tu peludo inquieto, puede maullar o vocalizar con mucha mayor frecuencia, se lamerá constantemente su zona genital y probablemente se deprima y no quiera comer nada.

 

Diagnóstico

El diagnóstico lo realiza un médico veterinario en base a los signos clínicos y a exámenes complementarios como lo son el análisis de orina (urianálisis), radiografía y/o ecografía abdominal, y análisis del mineral si se consigue tomar una muestra. De esta forma descubriremos qué tipo de urolito es.

 

Tratamiento

Respecto al tratamiento, lo principal será el cambio de alimentación, a una de mejor calidad. También es muy importante aumentar el consumo de agua en el gatito, ponerle más platos de agua y ofrecérsela más seguido para que se hidrate bien o agregar un alimento húmedo en su dieta. Si tu gato lo acepta y tu veterinario está de acuerdo, lo más recomendable es entregarle alimentación natural, ya que esta contiene el agua suficiente para mantenerlo bien hidratado sin hacer esfuerzos extras.

Si los cálculos no son muchos y no se han formado piedras tan grandes, con el cambio de alimentación y aumento de la hidratación podría ser suficiente, pero si tu veterinario lo considera, podría realizarse una cirugía para extraerlos y/o realizar una eliminación de los urolitos que puedan estar en vejiga y vías bajas a través de un catéter. Generalmente cualquier tratamiento que utilicemos va acompañado de antiinflamatorios y antibióticos de ser necesarios.

Es de suma importancia entonces en este caso la prevención, podemos disminuir la probabilidad de aparición si los alimentamos con productos de calidad desde pequeños, siempre estimulando el consumo de agua, o una alimentación natural balanceada supervisada por nuestro veterinario.

También es importante mantener un arenero con arena limpia y de buena calidad para evitar infecciones.

Ahora ya sabes cómo identificar esta enfermedad tan incómoda y dolorosa para tu gatito, si sospechas que la tiene, no dudes en acudir a tu médico veterinario para hacer un tratamiento temprano y así evitar más molestias en tu pequeño.

6 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.