X
Regístrate
Cuidados / Salud

Las tortugas de agua

#Cuidados / Salud

Las tortugas de agua

Las tortugas de agua son de las mascotas exóticas más comunes en nuestro país, pero aunque parezcan de cuidados simples, no lo son, requieren un ambiente adecuado y una alimentación variada. Sigue leyendo y descubre todo lo que debes saber si estás pensado en tener de amiga una linda tortuga de agua.

La tortuga de agua generalmente llega a nuestro hogar de tamaño pequeño, cuando tiene aproximadamente 2 a 4 años, pero ten en cuenta que esta podrá crecer hasta 25 a 30 centímetros y puede llegar a vivir por más de 50 años, así que deberás darle un hábitat donde pueda desarrollarse bien y tener un espacio cómodo para moverse.

La manipulación de una tortuga se debe hacer con mucho cuidado, ya que una caída puede significar graves heridas o ruptura de su caparazón, e incluso la muerte. Por esta razón es importante que siempre la tomes desde atrás para evitar mordidas y de manera suave, para que no se asusten, ya que pueden intentar defenderse, mordernos o caer. Deberás lavarte las manos antes y después de interactuar con ellas, y una vez que la tomes, la puedes colocar en la palma de tus manos, utilizando siempre ambas manos. Es muy importante supervisar a los niños al momento de tomarlas, pero se recomienda que niños menores de 5 años no lo hagan para evitar caídas, apretones o mordidas.

Respecto a su hábitat, deberemos contar con un acuario especial para tortugas o adaptar uno para ellas, cuidando que tenga un tamaño adecuado para su crecimiento posterior. Es importante saber que son criaturas semi-acuáticas, así que necesitarán poder nadar en un acuario con suficiente agua y espacio de modo que puedan lograr girar si es que se dan vuelta. Además necesitarán un espacio donde puedan salir del agua a descansar. Los acuarios especiales para tortugas cuentan con un extendido adentro para esto, o puedes colocar piedras para este objetivo. Cuida que si usas piedras estas sean planas y lisas, para no dañar el plastrón (parte de abajo del caparazón).

Al ser reptiles, no regulan su temperatura corporal por sí mismas, van a depender entonces de la temperatura ambiental y la del agua, que debe estar siempre entre 25° a 29°C. Existen calentadores para el agua de los acuarios, y es recomendable mantener siempre control sobre estos midiendo la temperatura del agua con un termómetro especial para acuarios. Deberás además considerar un foco especial para que “tome sol” (les encanta) y para mantener así la temperatura cálida del ambiente, este se debe poner en la zona donde descansan fuera del agua. Ellas necesitan rayos UV para el correcto desarrollo de huesos y de su caparazón, por lo que la luz es indispensable.

El agua debe siempre mantenerse limpia y al cambiarla debes cuidar que venga a la misma temperatura, porque cambios bruscos pueden afectar a la salud de tu tortuga. En el mercado existen filtros para acuarios que pueden ayudarte a no tener que cambiar el agua tan seguido, pero esto no te liberará de cambiarla de vez en cuando, cuando ya la transparencia se esté volviendo turbia.

Respecto a su alimentación, hay alimentos comerciales concentrados especiales para tortugas, pero solo entregarles esto no es suficiente. En la variedad estará su balance nutricional, por lo tanto, deberás entregarle variados tipos de ingredientes a su dieta. Las tortugas son omnívoras, y les gusta bastante alimentarse de pececitos pequeños, lombrices e insectos, sobre todo cuando aún son jóvenes, a medida que van creciendo van agregando algas y vegetales a su dieta normal.

Al ser jóvenes aún (menores de 4 a 5 años) deberán comer 2 veces al día, luego al hacerse adultas, sus ayunos se verán alargados y podrán comer cada dos días. Podrás incluir entonces, además del alimento comercial, lombrices de tierra, pequeños trocitos de pescado fresco, pedacitos de pollo y algunos trozos de vegetales o frutas como manzana, lechuga, zanahoria, plátano, entre otros. Además existen en el mercado algunos multivitamínicos especiales para tortugas, que deberás entregar al menos dos veces por semana para que no le falte nada en su nutrición.

Como ves, las tortugas de agua no son tan sencillas de cuidar como se piensa, pero si les entregas dedicación y las mantienes observadas, podrás mantenerlas contentas, saludables y te acompañarán durante muchos años. En el caso que la veas decaída, con sus ojos hinchados o cerrados, respira con la boca abierta o con algún signo anormal que te llame la atención, te recomendamos llevarla a un veterinario especialista en animales exóticos para que la evalúe y vea que está pasando.

Ahora que ya sabes los cuidados básicos para tu nueva amiga, te deseamos mucha suerte en este camino que emprendan juntos, verás que son muy simpáticas y entretenidas de tener en tu hogar. Si también te interesa saber sobre las tortugas de tierra te invitamos a leer nuestra nota “Tortuga de tierra como mascota”.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.