X
Regístrate
Cuidados / Salud

Tumor venéreo transmisible

#Cuidados / Salud

Tumor venéreo transmisible

El Tumor Venéreo Transmisible o TVT es una de las enfermedades venéreas más frecuentes en nuestros perros, sobre todo si no están esterilizados y pueden salir libremente a la calle durante el día. Pon atención porque acá te contaremos de qué se trata esta enfermedad, cómo identificarla y cuál es su principal tratamiento.

 

¿Cómo se produce?

El TVT se transmite por inoculación de las células tumores durante el coito, desde la mucosa genital afectada, a otra sana. Debido a las características de la cópula en perros, se producen en ellos pequeñas lesiones que facilitan el traspaso de estas células que infectarán al animal sano. También existen otros tipos de contagios menos frecuentes, como traspaso de células por la mucosa oral o nasal durante el apareamiento, o por mordeduras, rascados o lamidos de las áreas genitales.

Entre 15 a 60 días post cruza, comienzan a aparecer las masas tumorales, que tendrán un crecimiento más rápido o más lento dependiendo de la inmunidad que tenga cada perrito. En algunos casos puede aparecer metástasis en los ganglios cercanos y en otras zonas como hígado, tejido subcutáneo, bazo, piel, mucosa oral, ojos, entre otras.

Al principio aparecen pequeñas masas de 1 a 3 mm. de diámetro, rosadas o rojas en la mucosa genital, que pueden crecer y unirse, formando estructuras como de “coliflor”. Estos tumores sangran fácilmente y son tan friables, que se pueden dañar y contaminar frecuentemente con bacterias. En machos aparecen generalmente en la punta del pene, mucosa prepucial o glande, y en hembras principalmente se podrán encontrar en el vestíbulo o canal vaginal, pudiendo protruir hacia el exterior.

El diagnóstico se hace en base a la historia del perrito, se sospechará sobretodo en perros que vagabundean y en los que han tenido cópulas durante los últimos meses. También se verán los signos clínicos, puede que se vea la masa directamente o se sospeche de ella por descargas hemorrágicas vulvares o prepuciales. En las masas extragenitales es más difícil el diagnóstico, sobre todo si no se acompañan de las genitales, ya que darán signos asociados al lugar donde se encuentren. Sin embargo el diagnóstico definitivo y certero se logrará con un examen complementario llamado Citología, donde se podrán ver a través de microscopio las células redondas, tan características de este tumor.

El tratamiento tiene muy buen pronóstico y se realiza principalmente a través de un quimioterápico llamado Vincristina, que deberá ser aplicado vía intravenosa y la cantidad de sesiones dependerá de lo que indique tu veterinario, donde además tendrá que ir evaluando su sangre a través de exámenes para proteger sus defensas. Si existe infección secundaria también indicará antibióticos para combatir a esas bacterias.

La prevención es muy importante en esta enfermedad, evitar que nuestros perros vagabundeen y esterilizarlos, pero si buscas una cruza, asegúrate que ni tu perrito ni su pareja tengan esta enfermedad con un chequeo veterinario para ambos previo a la cópula.

Es muy importante mantener a nuestros peludos sanos y felices, evítale estos malos ratos previniendo esta enfermedad, siguiendo nuestras recomendaciones para que no tengan que pasar por esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.