X
Regístrate
Cuidados / Salud

Sida felino

#Cuidados / Salud

Sida felino

El sida felino es una enfermedad bastante común en nuestros gatitos domésticos, los deja indefensos frente a otras enfermedades y no tiene cura. Descubre sobre esta patología, sus síntomas, diagnóstico, tratamiento, y lo más importante cómo prevenirla.

¿Qué es?

El sida felino también conocido como VIF (virus de inmunodeficiencia felino) es producido por un virus que ataca a las defensas del organismo del gatito, destruyendo principalmente a los linfocitos. Se transmite a través de las mordeduras entre ellos, por lo que es más frecuente encontrar esta enfermedad en animales que tienen acceso al exterior y están en contacto con otros gatos, es más común en machos no castrados ya que se pelean por territorio o por hembras en celo.

Este virus no se transmite a otras especies ya que es específico para gatos domésticos, así que no tenemos riesgo de infectarnos ni que infecten a otras mascotas o a felinos silvestres. A pesar que la transmisión es a través de las mordidas, se ha visto que aunque sea poco frecuente, una madre puede contagiar también a sus cachorros.

 

Síntomas

Los síntomas son variados y generalmente van a depender de la fase en la que se encuentre y de otras enfermedades que puedan estar sufriendo paralelamente, dado que sus defensas están bajas. Se describen varias fases para esta enfermedad y de acuerdo a éstas se presentan síntomas más característicos:

Fase aguda: Aparece algunas semanas post infección y dura entre 4 a 16 semanas. Suelen ser signos suaves e inaparentes, pero en algunos casos puede aparecer fiebre, aumento del tamaño de los ganglios linfáticos (transitorio), alteración del sistema respiratorio, decaimiento y/o diarrea.

Fase portador asintomático: Esta fase puede durar desde algunos meses a varios años, donde no se ven signos clínicos, pareciera ser un animal sano.

Fase Linfoadenopatía persistente: Esta también puede durar desde algunos meses a años, donde se verá un aumento de todos los ganglios linfáticos (linfonódulos), pudiendo o no acompañarse de fiebre, anorexia, pérdida de peso y/o alteraciones inespecíficas del comportamiento.

Fase de Complejo Relacionado a Sida: Esta suele superponerse a la fase anterior. Puede durar desde 6 meses a 2 años. Generalmente en esta fase ya está siendo atacado por infecciones secundarias u oportunistas afectando con mayor frecuencia a la cavidad oral, tracto respiratorio, gastrointestinal y/o piel. Suele verse adelgazamiento progresivo, diarrea crónica y linfoadenopatía. Algunos pueden presentar signos neurológicos.

Fase de SIDA: En esta fase el organismo general del gato ya está muy deteriorado, con mezcla de patologías en su cuerpo, desnutrición y con desenlace mortal entre algunas semanas y 6 meses.

Esto quiere decir que en la primera fase la enfermedad presenta síntomas leves que muchas veces pasan desapercibidos. Estos desaparecen durante un tiempo, y luego aparece la tercera fase con síntomas más fuertes que en la primera. La cuarta fase puede aparecer luego o en conjunto con la tercera donde ya la afección es bastante avanzada. Si sobreviven a la cuarta, pasan a la última, la Fase de SIDA, pero no todos logran llegar tan lejos. La duración de cada fase va a depender de lo agresivo que sea la enfermedad y la capacidad de su sistema inmune para soportarla.

 

Diagnóstico

El diagnóstico se hace en base a su historia clínica, se sospechará más de gatos con acceso al exterior, buenos para las peleas y en gatos que se enferman de manera recurrente ya que sus defensas están bajas. Los signos clínicos mencionados anteriormente también llevan a sospechar de la presencia del virus, pero la única forma de confirmarlo es mediante exámenes de laboratorio específicos que le hará el veterinario a cargo.

 

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para el VIF, se hace tratamiento sintomático y para tratar las otras enfermedades que pudieran estar afectando al gatito. Muchas veces se utilizan inmunomoduladores, fármacos que potencian al sistema inmune, para ayudarlo a no enfermar y a combatir las patologías que pueda atraer. Es muy importante entonces cuidar ese sistema inmunológico enfermo, ayudándolo con un alimento de buena calidad, entregando probióticos y cuidando que no se estrese, ni tenga cambios bruscos de temperatura.

 

Prevención

Si tomamos las precauciones correctas podremos prevenir para no tener que pasar por esta triste enfermedad, y para esto debemos cuidar que nuestro minino salga lo menos posible de casa y ojalá castrarlo para disminuir el riesgo de peleas. Si tenemos un gato enfermo de VIF idealmente deberíamos aislarlo de los otros felinos que pudieran haber, sobre todo si se pelean y se muerden. Si bien este virus no es muy resistente al medio ambiente, si nuestro gatito falleció de esto y queremos traer otro a casa, por precaución es mejor desinfectar alfombras, juguetes, camitas de mascotas y cambiar los platitos por unos nuevos.

Ahora que ya sabes de qué se trata esta enfermedad, puedes tomar precauciones y prevenir la aparición de ella en tu regalón. Y si sospechas de ella, llévalo de inmediato al veterinario, porque mientras antes la descubras mejor podrás manejar la calidad de vida que pueda tener en adelante.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.