X
Regístrate
Cuidados / Salud

Toxoplasmosis, gatos y embarazos

#Cuidados / Salud

Toxoplasmosis, gatos y embarazos

Muchas veces hemos escuchado que las embarazadas corren algunos riesgos al tener gatos de mascotas por la transmisión de una enfermedad llamada Toxoplasmosis y que podría afectar directamente al bebé. En esta nota te contaremos de qué trata esta enfermedad, cómo prevenirla y disminuir los riesgos de contagio, todo sin tener que deshacernos de nuestro minino regalón.

¿Qué es la Toxoplasmósis?

La Toxoplasmosis es una enfermedad producida por un protozoo llamado Toxoplasma gondii, distribuido ampliamente a través de todo el mundo.  Su hospedador definitivo es el gato, esto quiere decir que este es imprescindible para él durante su ciclo de vida, ya que en él es donde se desarrollará en su fase adulta. Es en ellos donde se reproducen y depositan sus ooquistes (huevos) los cuales serán liberados al ambiente cuando el gatito infectado defeque. Una vez en el ambiente es donde estos ooquistes podrán ser consumidos por otros animales (ratones, aves, cerdos, vacunos, etc.) o humanos a través del agua, tierra o comida contaminada. Estos animales o humanos pasan entonces a ser sus hospedadores intermedios, necesarios también en su ciclo para ir desarrollándose en sus diferentes etapas juveniles. Una vez en el intestino de este hospedador intermedio, el ooquiste liberará esporozoitos que se multiplicarán y podrán pasar a través de la sangre a otros órganos donde pueden diferenciarse y comenzar a formar quistes tisulares (quistes en los tejidos).

Si un gato come un animal infectado como por ejemplo un ratón, ingerirá estos quistes tisulares, que una vez lleguen a su intestino, liberarán al protozoo que se convertirá en adulto en el interior de las células del lugar. Aquí se reproducirán generando nuevos ooquistes listos para salir al ambiente a través de las fecas y volver a comenzar el ciclo de vida.

¿Quiénes corren riesgo de enfermar?

Los humanos que tienen riesgo de enfermar de Toxoplasmosis son los que tienen afectado su sistema inmune, como por ejemplo, menores de 6 meses, personas con VIH, en tratamientos de quimioterapia, etc. Dentro del grupo de riesgo también están las mujeres embarazadas, pero solo las que no han sido infectadas previamente, ya que no han creado los anticuerpos necesarios para esta infección.

Signos clínicos de la toxoplasmosis

Generalmente los casos de Toxoplasmosis son asintomáticos, por lo tanto, si una embarazada no tiene los anticuerpos creados de antes de embarazarse, hay que tener más cuidado y estar chequeando sus analíticas sanguíneas con la frecuencia que indique su doctor. Si se infecta por primera vez estando en estado de gravidez, el bebé corre riesgos ya que se verá afectada la placenta, pudiendo dejar graves secuelas por daño cerebral, ocular o puede también verse dañados otros órganos, incluso puede provocar abortos. En algunos casos hay personas que pueden presentar síntomas variados como: Decaimiento, malestar general, dolor muscular, inflamación de linfonódulos y fiebre que puede durar hasta por un mes.

Causas más frecuentes de transmisión

La causa más frecuente de transmisión es mediante alimentos contaminados, como carne cruda infectada o que no está bien cocida, embutidos curados, frutas y verduras infectadas y/o consumo de agua contaminada. El contagio ocurre solamente al ingerir al protozoo, por lo tanto debemos comerlo para enfermarnos.

Si nuestro gato se infecta con esta enfermedad por primera vez, no tendrá los anticuerpos para combatir al protozoo, por lo que podrá eliminar los ooquistes a través de las fecas. La forma más frecuente de contagio a través de nuestros mininos es al momento que limpiamos sus fecas de la caja de arena, donde estas pueden tomar contacto con nuestras manos. Si no las lavamos bien después de la manipulación de la caja, podemos contaminar utensilios de cocina, alimentos o simplemente puede que nos llevemos las manos a la boca facilitando la ingestión de este protozoo.

Prevención

Como nadie quiere tener que deshacerse de su gatito, ya que es un miembro más de la familia, podemos tomar precauciones para evitar el contagio, sobretodo en embarazadas. Solo debes seguir las siguientes indicaciones:

  • Lavarse bien las manos e incluso debajo de las uñas luego de tener contacto con alimentos crudos, sobre todo las carnes.
  • Consumir alimentos bien cocinados (el protozoo muere a temperaturas de cocción).
  • Desinfectar frutas y verduras, o preferirlas cocidas.
  • Evitar tocar tierra del jardín o parques porque pueden estar infectados con toxoplasma.
  • Si toca limpiar la caja de arena de tu regalón, será mejor pidas ayuda a alguien para realizar esta acción, tomando todas las precauciones a diario y aumentando también la frecuencia de desinfección.
  • Evitar alimentos crudos en la dieta de tu mascota.
  • Evitar que tu gato salga de cacería para que no se valla a contagiar con algún animal infectado.
  • Lavar tus manos luego de cada contacto con tu gatito evitando los besos directos en su cuerpo.

Cómo ves, la toxoplasmosis sí es peligrosa en embarazadas en caso que se contagie por primera vez en su vida durante la gestación. Lo mejor entonces es cuidar la higiene en la cocina, cocer bien los alimentos y que alguien te ayude con la limpieza de la caja de arena de tu gatito. Además deberemos cuidar la alimentación y las salidas de nuestra mascota. La prevención puede sonar un poco trabajada, pero es así como disminuirás riesgos y podrás mantener junto a ti a tu querido minino regalón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.