X
Regístrate
Cuidados / Salud

¿Es necesario vaciar las glándulas anales de mi perro?

#Cuidados / Salud

¿Es necesario vaciar las glándulas anales de mi perro?

Muchas veces nos preguntamos si será o no necesario vaciarle las glándulas anales cada cierto tiempo a nuestros perritos o si tomar ese servicio que muchas veces incluyen en las peluquerías caninas. En esta nota te contaremos qué son estas glándulas, para qué sirven, sus patologías más frecuentes y por qué y en qué casos es importante cada cierto tiempo realizar una limpieza de estas.

Las glándulas anales son unas estructuras redondeadas que se encuentran por dentro del ano de los perros, van metidas por detrás de la pared en la porción final del recto. Su función es producir una sustancia amarillenta que lubricará la salida de las heces al momento de defecar. Además liberan un olor diferente en cada perrito, con el que al olerse se reconocen entre ellos.

Con una buena alimentación las glándulas anales se mantienen sanas ya que las fecas tendrán una consistencia óptima para estimularlas a secretar su sustancia lubricante, y en estos casos donde todo funciona correctamente, no es necesario vaciarlas, incluso está contraindicado hacerlo, no se deben manipular para no irritarlas ni alterar su funcionamiento normal.

A veces puede haber algunas patologías en las glándulas que alteran la normal secreción de la sustancia lubricante. Sospecharemos que algo está pasando cuando arrastran su potito por el suelo para aliviar las molestias o picazones que puedan sentir, pueden caminar incómodos, liberar la secreción al exterior en cualquier momento del día (tiene un olor parecido a pescado, bastante fuerte). En otras ocasiones donde el problema es más severo se podrá ver irritado a uno o ambos lados del ano, inflamado o incluso las glándulas pueden fistular hacia afuera por esta zona, donde verás un agujero al lado del ano, o a los dos lados en el caso que estén ambas glándulas comprometidas.

Las causas pueden ser variadas:

– Hay razas que son más propensas a tener problemas en las glándulas anales, como el pastor alemán, chihuahua y poodle. También se cree que puede haber un componente hereditario.

– Cuando la alimentación no es la apropiada, se puede afectar su normal secreción, pudiendo verse aumentada (Se presenta en cualquier momento y a cualquier hora del día) o disminuida (le costará defecar).

–  Los sacos anales pueden verse impactados, es decir, que el líquido es tan espeso que le cuesta salir al exterior, lo que hace que comience a acumularlo dentro de la glándula.

– Pueden crecer tumores que afecten su normal secreción o vaciamiento al estar dentro de la glándula u obstruir la salida.

– También pueden infectarse con bacterias que modificarán el funcionamiento normal de la glándula, pudiendo incluso abscedarlas por acumulación de pus en su interior.

– Cuando la acumulación de la secreción es excesiva o el acumulo de pus es muy alto, el líquido buscará la manera de salir y es aquí cuando se generan fistulas hacia el exterior.

– Otras causas menos frecuentes pueden ser por vejez o preñez.

Es importante entonces que si sospechas que tu regalón tiene problemas en sus glándulas puedas llevarlo a visitar a su médico veterinario para que evalúe lo que está pasando. Si necesita un cambio de alimentación, si necesita tratamiento farmacológico y si es necesario vaciar sus glándulas de forma rutinaria cada cierto tiempo. Como decíamos anteriormente, hay ciertas razas más propensas y algunas veces es por genética, es bueno vaciarlas por ejemplo cada un mes de manera preventiva para evitar problemas.

Así que ya sabes, si tu perrito no tiene problemas en sus glándulas, no es necesario un vaciado rutinario, incluso está contraindicado. Pero si tiene o ya ha tenido algún problema o enfermedad en ellas, es posible que tu veterinario recomiende hacerlo cada cierto tiempo para evitar futuros inconvenientes, esto lo debe evaluar el profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.