X
Regístrate
Cuidados / Salud

Mascotas y tu nuevo hogar

#Cuidados / Salud

Mascotas y tu nuevo hogar

Se dice que cambiarse de casa es una situación que nos genera altos niveles de estrés, pero esto no solo nos ocurre a las personas, sino que también a nuestras mascotas y en distintos grados según sea la personalidad de cada una. En esta nota te contaremos por qué nuestros regalones se estresan en esta situación, cómo detectarlo y cómo podemos ayudarlos a mantener un estado de calma durante el proceso.

Los perros y gatos son animales de costumbre, siguen sus rutinas y son territoriales. Si nos cambiamos de casa estaremos sacándolos de su zona de confort y se sentirán inseguros, les cambiamos drásticamente su rutina, lo que va a generar una situación de estrés en ellos. También el ajetreo previo, los preparativos, el desorden y todo lo que conlleva a una mudanza para ellos es algo nuevo y puede generar cierta incomodidad, llevándolos a diferentes grados de estrés.

El estrés al igual que en nosotros puede variar según sea la personalidad de tu mascota, pero de generarse esta situación, podrás ver algunos o varios de los siguientes signos en tu regalón:

  • Decaimiento o hiperactividad.
  • Cambios drásticos de conducta, reacciones exageradas.
  • Agresividad o timidez excesiva.
  • Los gatos suelen esconderse.
  • Salivación.
  • Relamido o acicalado excesivo.
  • Jadeo excesivo.
  • Músculos apretados.
  • Rasquidos.
  • Ladridos o maullidos excesivos.
  • Pupilas más dilatadas.
  • Pérdida de pelo, parece que pelecharan más.
  • Disminución del apetito.

Si te vas a mudar probablemente tu mascota presentará uno o algunos de estos signos, pero si sigues nuestros consejos este estrés puede verse disminuido, durar menos tiempo y mejorará el estado de ánimo de tu regalón. Si mantiene el estrés por muchos días se puede afectar su salud ya que pueden bajar sus defensas, dejándolo más propenso a diferentes enfermedades.

Preparándonos para el cambio

Antes del cambio oficial, puedes visitar tu nuevo hogar junto a tu mascota para que la valla conociendo de a poco, huela y explore cada rincón junto a ti. Recuerda siempre mantenerte tranquilo ya que los animales perciben nuestros estados de ánimo, si te notan estresado ellos también lo estarán.

Evita bañar a tu mascota antes del cambio, así se lleva olores conocidos en su cuerpo. Lo mismo con su casa, su cama, sus mantas, ropitas, juguetes y todas sus cosas personales. Cuando las pongas en su nuevo lugar es mejor que tengan olores conocidos para que se sienta más en confianza y sepa que ese espacio también le pertenece.

Puedes empezar a utilizar algunos productos anti-estrés de origen natural (pipetas, collares, gotas, aromaterapia, etc.), si empiezas a usarlos unos días antes del cambio, alcanzarán a hacer un buen efecto relajante en tu mascota, consulta sobre ellos a tu veterinario para que vea cual es el más apto para tu regalón. Esto sirve mucho para los perritos muy estresables y para gatos, que son más reacios a los cambios en general.

Durante la mudanza

Si tu pequeño no es tan estresable puede estar presente durante la mudanza, pero te recomendamos que siempre pueda estar acompañado de alguien en quien él confíe para que no se ponga nervioso con el ajetreo, alguien que lo pueda mantener tranquilo y distraído. Si no es posible esto y tu mascota es de las que se estresa demasiado, puedes llevarlo a la casa de algún familiar o amigo con quien tenga cercanía mientras ocurre la mudanza. Si es un gatito que no tolera salir de casa, mantenlo oculto en alguna habitación que sea de su agrado junto con sus pertenencias donde se escuche lo menos posible la bulla que se puede generar, recuerda que los ruidos también los estresan.

Durante el traslado llévalo en su caja de transporte o con su cinturón de seguridad en el auto, acompañado siempre por alguien de confianza al lado. De no ser posible, evalúa con tu veterinario algún producto con el que pueda ir más relajado si es que debe ir solo o es un viaje en bus o avión.

Llegando al nuevo hogar

Deja sus cosas en el lugar que elegiste para esto para que se sienta cómodo con sus pertenencias y su propio olor, deja que valla explorando de a poco todo e intenta mantener sus horarios normales de comidas y paseos, para que siga con algunas de sus costumbres, esto hará que el cambio ocurra de la forma más natura posible.

En gatos es recomendable partir aún más lento con la exploración del nuevo hogar. Selecciona un lugar donde dejarás todas sus cosas, asegurándote que tenga rincones donde pueda esconderse. De a poco irá explorando los nuevos espacios, no lo presiones, y deja que valla a su propio ritmo. Asegúrate de que coma, a veces los gatos dejan de comer por estrés lo que puede ser perjudicial para su hígado. Si va a tener acceso al exterior, que esto se haga muy de a poco, si sale solo y de forma brusca, algo lo podría asustar, posiblemente saldría corriendo y sería muy fácil se extraviara.

Si te es posible pasa los primeros días con tu mascota en tu nuevo hogar, evita salir para que no se sienta solo en este nuevo espacio, le podría provocar una sensación de abandono, lo que aumenta el estrés y la ansiedad. De a poco irá sintiendo más confianza y mientras más lo acompañemos en el proceso, es mucho mejor.

Como ves, no son grandes medidas las que debemos tomar a la hora de cambiarnos de casa para así disminuir el estrés en nuestros regalones. Si sigues estos consejos todo debería salir bien. Si tu mascota es en extremo estresable, te recomendamos antes de la mudanza consultes con un etólogo veterinario para que te ayude a seguir medidas más efectivas para casos más complicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.