X
Regístrate
Cuidados / Salud

Demencia senil en perros

#Cuidados / Salud

Demencia senil en perros

Muchas personas lo desconocen, pero la demencia senil también existe en perros. Cuando llegan a una edad avanzada, puede existir un deterioro natural del cerebro lo que pude provocar esta enfermedad irreversible, al igual que en los humanos. En esta nota te contaremos por qué puede aparecer en algunos perritos, sus síntomas para reconocerla, tratamiento y prevención.

La demencia senil es un proceso irreversible, donde el cerebro de nuestra mascota comienza a perder funciones normales por la degeneración propia de su edad. Esta enfermedad entonces comenzará a afectar su comportamiento y sus funciones cognitivas, es decir: memoria, aprendizaje, decisiones, rutina y percepción. Esta aparece generalmente en perros de avanzada edad, cuando, desde la etapa senior en adelante. Los perros de raza grande tienden a presentar esta enfermedad mucho antes que el resto, cercano a los 7 – 8 años, en cambio los perros de raza pequeña la alcanzan después, cercano a los 10 – 11 años (mientras más grande el tamaño del perro, de tamaño, más pronto pasan a ser seniors).

La causa de esta enfermedad no se ha establecido en su totalidad, pero se cree que puede ser una mezcla de factores genéticos, ambientales y sociales. Y aunque la vejez es la causa principal de la demencia senil, también puede aparecer junto a otros problemas como por ejemplo, alimentación de muy mala calidad o muy desequilibrada, golpes fuertes en la cabeza, accidentes vasculares, intoxicaciones, entre otros.

Los signos clínicos comienzan a aparecer de forma paulatina, y entre ellos podremos encontrar:

  • Disminución de la audición y visión.
  • Deterioro de la orientación, se comienzan a perder en lugares que ya conocen.
  • Mirada perdida o fija en el espacio.
  • Deambulan sin sentido por su hogar.
  • Quedan atrapados entre los muebles.
  • Puede haber rasquido, masticación o lamido excesivo.
  • Alteraciones en su micción y/o defecación. Olvidan el lugar donde normalmente van al baño y comienzan a hacer sus necesidades en lugares que antes no lo hacían.
  • Puede haber apego excesivo hacia el dueño o bien, pueden evitar el contacto social y empezar a tener problemas con la jerarquía si hay más mascotas en el hogar.
  • Disminución del apetito o falta de interés en la comida.
  • Alteraciones del sueño, puede tener un dormir sobresaltado y/o deambular por las noches, incluso puede haber vocalización nocturna compulsiva.
  • No obedece órdenes o las obedece de forma retardada ya que las comienza a olvidar.

El diagnóstico se hace en base a la historia clínica, su edad (etapa senior), cómo avanzan los síntomas y descartando otras enfermedades que puedan confundirse como otras patologías físicas o alteraciones del comportamiento. Lamentablemente esta es una enfermedad que no tiene cura, que seguirá avanzando de forma paulatina hasta que fallezca. El propósito del tratamiento es entonces enlentecer el proceso y mantener el mayor tiempo posible una buena calidad de vida. Este debe ser instaurado por el médico veterinario ya que le dejará fármacos que considera necesitará de forma individual, y probablemente cambiará su dieta a una de alta digestibilidad, ya sea un alimento comercial de muy buena calidad o un alimento casero bien balanceado por un veterinario especialista en nutrición natural.

¿Cómo podemos prevenir la demencia senil? Ya que sabemos que esta enfermedad tiene varios factores en su aparición (genético, ambiental y social) podemos ayudar a evitar este deterioro mejorando lo que nosotros podemos, es decir, ambiente y socialización desde el comienzo de su vida. Debemos entregar entonces un alimento balanceado y de buena calidad, ubicar su casa o cama en un lugar tranquilo para que esté cómodo y descanse tranquilo durante la noche (dormir bien ayuda en la salud de los tejidos del organismo), sacarlo a pasear para que se enriquezca física y mentalmente, dejar que interactúe con otros perritos y personas lo mantendrá activo y desestresado, además es importante jugar con él y que interactúe con juguetes para mantener su mente alerta y bien ejercitada.   

Cómo ves la prevención es simple, podemos evitar que aparezca o que lo haga pero de manera más tardía. Si sospechas de demencia senil en tu perro, llévalo de inmediato a su médico veterinario para empezar cuanto antes su tratamiento, mientras antes lo detectemos, mejor podremos manejar los síntomas y, lo más importante, mantener lo más posible una buena calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.