X
Regístrate
Cuidados / Salud

¿Cómo reconocer el celo en tu perrita?

#Cuidados / Salud

¿Cómo reconocer el celo en tu perrita?

Si tienes una perrita, es importante saber cuándo entrará en celo y cada cuánto lo volverá a tener, debido a las complicaciones que esto conlleva. Junto con cambiarle el carácter, puede manchar con sangre algunos lugares donde transite o descanse, atrae a los perros que estén cerca, pudiendo causar peleas fuera de nuestro hogar o durante los paseos, y además, puede quedar preñada de múltiples cachorros, de los cuales hay que hacerse cargo.

La aparición del primer celo significa que nuestra cachorra pasó a ser adulta. Este momento no llega al mismo tiempo para todas, y en general, en razas más pequeñas llega antes y en las más grandes demora un poco más, apareciendo entre los 5 y los 10 meses normalmente. Incluso puede llegar recién al año en algunas hembras. La repetición de los celos también es bastante particular, siendo también más corto el periodo en las razas más pequeñas, variando entre cada 6 a 12 meses. Si por alguna razón no vas a esterilizar, intenta anotar las fechas de cada celo para poder llevar un control de sus periodos, que debiesen ser regulares. Si no es el caso, consulta con su veterinario.

Es importante conocer las etapas por las que tu perrita atravesará durante su ciclo reproductivo, controlar y manejar de mejor forma sus cambios, y así también poder cuidarla bien si no quieres que quede preñada. Te invitamos a leer nuestra nota “¿Cómo protejo a mi perrita cuando entra en celo?” para enterarte de algunos tips para esto.

El celo:

Para poder conocer mejor a nuestra perrita, es fundamental hablar de cómo es el celo y cómo las afecta. Explicaremos esto de forma breve y sencilla:

El celo puede durar entre 15 días a 1 mes, esto depende de cada perrita, pero siempre debiese estar en ese rango de tiempo. Por lo tanto, ir anotando es importante para vigilar mejor su salud reproductiva.

Etapas del celo:

1- Proestro: Empiezan cambios hormonales ya que los ovarios se comienzan a preparar para la ovulación, lo que genera ciertos cambios físicos y conductuales en la perrita. En esta etapa aparece una vulva aumentada de tamaño y un sangrado que podría durar en promedio unos 7 a 14 días, donde atraerá cada vez más a los machos, pero ella los rechazará a todos, pudiendo llegar incluso a ser agresiva con ellos, sobre todo los primeros días. Al ir acercándose el final de esta etapa, acepta más la compañía de un macho, incluso puede juguetear con él, pero aún rechazará la monta. Pueden orinar con mayor frecuencia, perder un poco el apetito y cambiar su nivel de actividad física (puede aumentar o disminuir).

2- Estro: Es el período donde ocurre la ovulación, por lo que aceptará a los machos de a poco. Incluso, al pasar los días, puede ella misma intentar ir en la búsqueda activa de alguno. El sangrado disminuye tornándose más marrón, y puede durar de 5 a 10 días en promedio, dependiendo de cada perrita.

3- Metaestro: La hembra deja de atraer a los machos y deja de aceptar la monta. Comienza de a poco a volver a su conducta común, desaparece por completo la secreción sanguinolenta, y la vulva vuelve a su tamaño normal. Si no queda preñada, este periodo puede durar entre 60 a 90 días. En esta etapa a veces podemos ver conductas aberrantes como la “pseudo preñez”, que es cuando la perra no quedó preñada pero su organismo cree que , por lo que se comporta extraño y adopta juguetes como si fueran sus cachorros. Si quieres saber más de este tema, te invitamos a leer nuestra nota “Mi perrita cree que está embarazada”.

4- Anestro: Es la etapa de descanso sexual y su duración es variable en las perras según su nivel de hormonas y edad. Es en esta fase donde se recomienda realizar las esterilizaciones, ya que los niveles hormonales están estabilizados y no corren riesgos de un mayor sangrado durante la cirugía, como lo tendría estando en celo.

¿Cuándo es mejor esterilizar?

Se prefiere esterilizar un poco antes del primer celo, ya que disminuye muchísimo la probabilidad de cáncer mamario (98%). Este porcentaje irá disminuyendo a medida que pase cada celo siguiente. También evitaremos problemas como cáncer uterino, piometras (infección uterina), pseudogestación (cuando creen que están embarazadas y no es así), mastitis, entre otras enfermedades relacionadas a su sistema reproductivo. No es necesario que tengan cachorros antes de esterilizarlas, esto es solo un mito. Te invitamos a informarte más sobre este en nuestra nota «¿Cuántas veces debo cruzar a mi mascota?«.

Incluso La Ley de Tenencia Responsable recomienda este proceso en las perritas que no se destinen a la reproducción, ya que, no solo las protegemos a ellas de varias enfermedades, sino que también, cuidamos la sobrepoblación de perros vagos, abandonados o asilvestrados, que sufren estando en la calle, y que también pueden transmitir enfermedades a humanos, a otros animales, o matar especies silvestres, afectando nuestro ecosistema por completo.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.