X
Regístrate
Cuidados / Salud

Cómo cuidar a mi gata durante el celo

#Cuidados / Salud

Cómo cuidar a mi gata durante el celo

Si tu gatita aún no está esterilizada, deberás tener en cuenta las fechas de sus celos y cada cuanto tiempo volverá a tenerlos, así no te sorprenderás con sus cambios de comportamiento, que suelen ser bien marcados, y que a muchos les asusta por no saber lo que le está pasando a la regalona de la casa. En esta nota te contaremos cómo identificar el celo en las gatas y cómo es el proceso por el que pasan, que es bastante diferente que en las perritas.

La aparición del celo en las gatas, y su frecuencia, dependerá de muchos factores ambientales, no como en las perritas que es más regular. Si quieres saber sobre el celo en perras,  te invitamos a leer nuestra nota “Cómo reconocer el celo en tu perrita”.

El primer celo en las gatitas aparece cerca de los 6 meses, pero puede variar entre los 5 y 10, ya que dependerá de diferentes factores. Las horas luz influyen mucho, y mientras más horas hayan durante el día, es más probable que aparezca el celo; la presencia de machos no castrados también puede estimular su aparición; debe tener un peso mínimo para entrar en celo (75% de su peso de adulta); y además, se ha visto que las gatas de raza de pelo corto, comienzan el celo antes que las de pelo largo.

Como están influenciadas por las horas luz, es frecuente ver más gatitas en celo a partir de agosto, cuando los días comienzan a hacerse más largos, pero cesan sus periodos reproductivos en las estaciones más frías y de días más cortos. Sin embargo, como las gatas domésticas viven en casas o departamentos donde mantenemos luces prendidas por varias horas, se puede ver influenciado su ciclo, aumentando las frecuencias de celo y, en algunos casos, manteniendo periodos de estos repartidos por todo el año.

La gata es poliéstrica estacional, es decir, presentará varios celos repetidos durante el tiempo que duren los días largos (más horas luz). Cada celo dura en promedio 7 días y, si no ovulan, se repiten cada 10 a 15 días (puede variar un poco por la individualidad de cada animal). La ovulación en la mayoría de las gatas es inducida, es decir, se produce sólo cuando el gato macho monta a la hembra. Existe un pequeño porcentaje de gatas que pueden presentar ovulación espontánea, pero es muy poco frecuente.

 

¿Cómo darnos cuenta que está en celo?

A diferencia de la perra, la gata no sangra, pero si tendrá cambios importantes en su comportamiento que son bastante característicos:

– Se ponen mucho más regalonas, quieren cariño constante y buscan a cualquiera que les pueda dar una caricia, incluso se ponen algo cargantes, sobre todo con sus dueños.

– En algunos casos se pueden volver más agresivas con sus dueños en vez de cariñosas.

– Se revuelcan seguido y muestran su pancita.

–  Se frotan más de lo habitual con sus dueños e incluso se comienzan a frotar con muebles y todo lo que encuentren a su paso.

– Los maullidos se vuelven más fuertes, largos, e insistentes.

– En un comienzo pueden ponerse más activas y comerán más alimento, aunque luego puede perder el apetito.

– Pueden intentar arrancar de casa para buscar machos.

– A veces se les pone el pelo más hirsuto y opaco.

– En algunas aparece un comportamiento de marcaje con orina por todo su territorio.

– Al acariciar su lomo se agachan tomando posición de monta, curvando la espalda y moviendo su cola hacia un costado.

Las fases del ciclo en gatas son las siguientes:

– Proestro: Dura de 1 a 2 días. Comienzan los comportamientos del celo, atraen a los machos, pero no los aceptan.

– Estro: Los comportamientos se agudizan, los maullidos se vuelven más intensos, y ya se deja montar por machos.

– Interestro: Es cuando no hay ovulación durante el celo, hay un receso de algunos días (3 a 14) y luego vuelve celar.

– Diestro: Este es cuando sí hay ovulación y, si no queda preñada, entra en esta fase que dura entre 30 a 45 días.

– Anestro: Período en el cual no entra en celo. Generalmente es durante los meses de días cortos, es decir, menos horas luz al día.

Como ves, el celo en las gatas puede repetirse varias veces durante gran parte del año, o incluso, durante todo el año si recibe muchas horas de luz al día (natural o artificial), por lo tanto, la recomendación, si es que no quieres a tu gatita para crianza, es esterilizar, y así evitarás comportamientos extraños en tu pequeña, cambios de humor radicales, que se quiera arrancar a buscar pareja, embarazos indeseados, y enfermedades que se puedan transmitir entre gatos por peleas o mordiscos, como el sida felino y la leucemia felina.

Ahora sabrás cuando tu gatita esté en periodo de celo, podrás entender qué le pasa, para que así tomes las precauciones correctas.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.