X
Regístrate
Alimentación

Estreñimiento en gatos

#Alimentación

Estreñimiento en gatos

El estreñimiento es un problema bastante común en nuestros gatitos, por lo que es importante que sepas detectarlo y conozcas las causas que lo podrían estar provocando. En esta nota te contaremos qué situaciones pueden llevar a nuestro minino a padecer de esto, qué síntomas son los más frecuentes de ver, y algunos de los tratamientos más utilizados para combatirlo.

Un gato normalmente defeca entre 1 a 3 veces por día, pero cuando lo comienza a hacer con menor frecuencia, podremos encontrarnos frente a un problema de estreñimiento (dificultad para defecar, evacuación poco frecuente o en poca cantidad). Incluso, puede transformarse en la forma más grave de esto llamado obstipación (cuando ocurre un estreñimiento obstructivo que genera incapacidad del animal para evacuar sus heces). El estreñimiento en gatos tiene variadas causas que pueden ser de diferente gravedad, sin embargo, esta debe ser siempre corroborada por tu médico veterinario y ser este el que te entregue el tratamiento adecuado según sea cada caso.

Algunas de las causas de estreñimiento son:

– Alimentación baja en fibra o desbalanceada: Una mala alimentación afectará directamente la salud intestinal, pudiendo generar estreñimiento, sobre todo si no tiene suficiente fibra en su composición.

– Bajo consumo de agua: Si no se mantiene una buena hidratación, las fecas pueden salir más secas, lo que predispone a este problema.

– Edad: Los gatitos más senior pueden presentar este problema con mayor frecuencia porque su digestión puede volverse más lenta con el paso de los años.

– Obesidad y falta de ejercicio: Un gato muy sedentario tendrá un metabolismo más lento, sobre todo si tiene sobrepeso u obesidad, lo que podría causar estreñimiento.

– Bolas de pelo o cuerpos extraños: Estos también pueden generar este problema ya que pueden ir obstruyendo el sistema digestivo, alterando su normal funcionamiento.

– Dolor: Cualquier dolor que tenga cerca de su pelvis puede hacer que evite ir al baño, ya que al presionar sus músculos para evacuar, este dolor podría verse aumentado.

– Estrés: Un gatito estresado o asustado también podría evitar ir al baño, incluso puede empezar a hacer sus necesidades en otros lugares fuera de su caja.

– Inflamaciones en tracto digestivo: Pueden generar dolores y obstrucciones mecánicas al paso normal del contenido intestinal.

– Arena no adecuada: Hay muchos gatos que tienen sus propias preferencias en cuanto a su arena sanitaria y si no les gusta, evitarán ir al baño.

Lo más común que verás en tu gato será entonces: Utilizar con menos frecuencia su caja de arena, sus fecas pueden ser más pequeñas y secas, incluso verse sangrientas o mucosas, a veces se quejan al intentar evacuar, pueden comenzar a descuidar su aseo personal y su pelo se puede ver más opaco y sucio, pueden estar visitando varias veces su arenero pero sin resultados, y el apetito puede disminuir de manera importante.

Si ves alguno o todos estos síntomas en tu gatito, deberás llevarlo lo antes posible a ver a su médico veterinario, para que lo evalúe de forma individual, y según esto, te entregue el mejor tratamiento para él. Dependiendo de la causa, te entregará la mejor solución, incluyendo probablemente algunas formas para ayudar a una mejor recuperación, por ejemplo:

– Aumentar el consumo de agua: Puedes poner más platos de agua en diferentes lugares de la casa, esto lo estimulará a beber más.

– Mejorar la alimentación: Entregarles un alimento de buena calidad y/o alto en fibra.

– Ablandador de heces o laxantes: Estos sólo te los puede recomendar tu veterinario de ser necesario.

– Aumentar el cepillado: Si genera muchas bolas de pelo, aumentar el cepillado.

– Ejercicio diario: El ejercicio ayuda en casos de obesidad y mejora el metabolismo en general.

– Arena adecuada: Buscar una arena que le guste al gato.

Si ves entonces algún síntoma que te haga sospechar de estreñimiento, lleva de inmediato a tu regalón a su veterinario para solucionar este problema, es muy incómodo para ellos, pueden ver afectada su calidad de vida, e incluso, su aparición puede estar acusando alguna otra enfermedad escondida. Cuidemos el bienestar de nuestros gatitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.