X
Regístrate
Cuidados / Salud

¿Cuándo separar a los cachorros de su madre?

#Cuidados / Salud

¿Cuándo separar a los cachorros de su madre?

Generalmente, al buscar integrar a un nuevo cachorro a la familia, queremos que sea lo más bebé posible. Pero no debemos olvidar que ellos necesitan un mínimo de tiempo para lograr su desarrollo físico y psicológico óptimo, así cuando crezca y llegue a adulto, sea un animal sano y sociable. En esta nota te contaremos cuándo se pueden separar los cachorros de su madre y por qué no debemos hacerlo antes del tiempo indicado.

Los factores más importantes para no separar tempranamente a un cachorro de su madre son dos: Alimentación adecuada y socialización con sus pares.

La lactancia es trascendental para los cachorros, siendo las primeras 48 horas las más importantes, ya que recibirán el calostro de la madre, es decir, leche muy rica en defensas, que servirán para proteger la salud del bebé de aquí a dos meses, aproximadamente.   

Luego del calostro, la madre les entregará leche rica en los nutrientes que necesitan para su desarrollo físico y mental, y a pesar que existen leches maternas artificiales para cachorros, nunca van a ser tan completas como lo es la que les entrega una mamá sana. A medida que se acerca el destete, este valor nutricional irá disminuyendo. Recuerda que en este periodo la madre debe comer un alimento de alta calidad para que tenga mejor calidad de su leche.

La lactancia tiene una duración variable, pero en general dura 8 semanas. La madre de a poco irá rechazando a los pequeños para llevarlos ella misma al destete. Les enseñará a comer alimentos sólidos, y podemos ayudarla ofreciéndole a los bebés alimentos húmedos saludables o humedecidos con un poco de agua a partir de la sexta semana de vida.

El destete debe ser natural, es decir, deben respetarse los tiempos del cachorro y la madre. Si se hace antes y se separa al bebé, podrá tener problemas nutricionales, de crecimiento, o puede que no alcance a aprender a cómo alimentarse con comida sólida por sí mismo, lo cual es un gran problema para el dueño que lo recibe tan pequeño, ya que además de no saber recibir el alimento, puede no tragar bien, y el alimento se le puede ir por las vías aéreas, algo muy riesgoso y de mal pronóstico en bebés. Además, si los separas antes, puedes provocar depresión en su madre, incluso hay riesgo de mastitis (inflamación y posible infección de las glándulas mamarias).

El otro factor importante por el que debemos respetar los tiempos junto a su madre, es la socialización de los pequeños. La perra les enseñará cómo comunicarse y relacionarse con los otros integrantes de la camada, y con la gente que los pueda rodear. De ella aprenderán el lenguaje corporal, las señas, los ladridos, los juegos, a usar sus juguetes y cómo comportarse frente a las distintas situaciones que puedan enfrentar en el día a día.

Al aprender esto, ellos se sentirán parte y sabrán lo que es pertenecer a una familia, su lenguaje a futuro será el adecuado para comunicarse con otros perros y a la vez entender lo que los otros le quieren decir a él. Separarlos antes que aprendan esto, puede traer consecuencias negativas en su relación con sus pares cuando adulto, puede que no sepa expresarse ni entender a los demás, pudiendo generarse ansiedad en ellos y problemas conductuales, como agresividad o miedo al enfrentarse a los de su misma especie, incluso con otros animales o humanos.

La socialización en cachorros recién comenzará cerca de las 4 semanas de vida, cuando empiezan a jugar, y aprenderán de su madre y hermanos hasta las 8 a 12 semanas. En este sentido, esperar a los 3 meses es lo más recomendable, así sabrá de mejor manera como relacionarse con sus pares. Sin embargo, una vez que lo separas de su madre y lo llevas a un nuevo hogar, debes seguir con su proceso de socialización, que es muy importante desde que empieza aprender, hasta aproximadamente los 7 meses, periodo clave donde aprenderán en mayor profundidad a cómo comunicarse y jugar con otros perros. Acá aparece el problema de las vacunas, no puedes llevarlo a plazas o lugares públicos hasta que tenga al menos sus primeras 3 vacunas óctuples, así que te aconsejamos que hasta que no cumpla este periodo de tiempo, busques perros para que juegue que sepas que están sanos, y tienen sus vacunas y antiparasitarios al día. Júntalos en algún jardín de una casa o en un sitio donde no pasen otros perros desconocidos, y así no corra riesgos de enfermedades contagiosas. Con estos cuidados, puedes juntar a tu cachorro con otros perros para que siga sociabilizando, aunque aún no tenga sus 3 vacunas.

Por todo lo anterior, es que te aconsejamos nunca separar a un cachorro de su madre antes de los 2 meses de vida, idealmente si puedes, espera a los 3 por su socialización adecuada. A la hora de integrar a un nuevo ser en la familia, estaremos siempre ansiosos e impacientes, pero por su propio bien, por su nutrición, y salud mental a futuro, debemos respetar los tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.