X
Regístrate
Cuidados / Salud

Síndrome del perro nadador

#Cuidados / Salud

Síndrome del perro nadador

¿Habías escuchado hablar del síndrome del perro o cachorro nadador? Esta es una enfermedad que se presenta en algunos cachorros, donde no son capaces de mantenerse en pie, moviéndose con las patitas abiertas y el pecho pegado al suelo, y es por ello que toma este nombre. En esta nota te contaremos todo al respecto de esta afección.

Las causas de están enfermedad no están muy claras, faltan estudios al respecto, pero se cree que probablemente tenga que ver con problemas genéticos acompañado de factores ambientales. Se cree también que puede ser consecuencia de la cruza indiscriminada de perritos, dándose con mayor frecuencia en razas de patas cortas, como el bulldog francés, el pekinés, y el Basset Hound, sin embargo, puede presentarse en cualquier raza.

Este síndrome se caracteriza por debilidad muscular en las extremidades, afectando, a veces, articulaciones e incluso la conformación de los huesos, pudiendo provocar dolor dependiendo de la gravedad de la enfermedad. Se ha visto también que puede incluir un tórax plano, lo que dificultará la respiración y correcta oxigenación del cachorro. Sospecharemos de esta afección cuando los cachorros comienzan a caminar (alrededor de su tercera semana de vida) y vemos que alguno no logra levantarse y sólo se arrastra moviendo sus extremidades por los costados sin levantar el torso.

Si nos encontramos con este escenario, debemos llevarlo de inmediato a un médico veterinario para que lo evalúe de manera individual y nos diga que tan grave es su síndrome, porque de esto dependerá su probabilidad de recuperación. En general, la mayoría de los cachorros puede salir adelante (cerca del 90%), incluso recuperar por completo y caminar con normalidad, sobre todo si su gravedad no es tan grande. En animales con problemas en la conformación de sus huesos podría ser más complejo, y más aún si su pecho es plano, dificultando su respiración. En algunos de estos casos se recomienda la eutanasia porque jamás podrá tener una buena calidad de vida, sin embargo, esto lo indicará el médico veterinario de considerarlo una posibilidad.

El tratamiento se debe comenzar apenas se hace el diagnóstico, mientras antes se hace, mejor es su pronóstico. Este va a variar de acuerdo a la gravedad de la enfermedad, pero en general consta de sesiones de fisioterapia, donde un especialista te entregará distintas rutinas de ejercicios que lo ayuden a fortalecer sus músculos y lo lleven a la posición normal que deberían tener sus patitas. Muchas veces la fisioterapia utiliza la natación, ya que disminuye mucho el impacto articular por el peso propio del cuerpo, ayudando a un desarrollo muscular adecuado. Se pueden usar también vendajes para corregir la posición y entregar estabilidad en los movimientos, analgésicos en casos donde exista dolor, masajes para mejorar la circulación sanguínea en los músculos, e incluso puede ser necesaria alguna cirugía si están afectados sus huesitos. Además, puedes ayudarlo en casa evitando que se movilice por pisos resbalosos, lo que puede enlentecer su recuperación, siendo ideal que se traslade por algún material suave. Debe tener una cama cómoda, sobre todo si presenta dolor, y su alimento debe ser bien controlado, para evitar subidas de peso, lo mismo con los snacks, no debemos darle trabajo extra a esas articulaciones.

El tiempo del tratamiento es variable, pero generalmente demora varios meses, por lo que tendremos que entregarle tiempo, paciencia y dedicación a nuestro pequeñito, para que, si su grado de síndrome lo permite, pueda llegar a caminar con normalidad y llevar una buena calidad de vida.

Ahora ya sabes, si en tu camada ves que uno de los cachorros no logra ponerse en pie y comienza a arrastrarse con sus patitas a los costados, sin levantar su pecho, llévalo cuanto antes a ver a un médico veterinario. De esta forma lo podrás ayudar más rápido y su calidad de vida mejorará mucho antes si su condición lo permite, lo que ocurre en la mayoría de los que sufren esta enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.