X
Regístrate
Alimentación

Los reales riesgos de la dieta barf

#Alimentación

Los reales riesgos de la dieta barf

La dieta BARF está tomando cada día más adeptos, ya que le entregas a tu mascota alimentos frescos y naturales en cada comida, sin embargo, si no te asesoras bien, tu regalón podría correr serios riesgos de salud. En esta nota te contaremos acerca de la dieta BARF y cuáles son los reales riesgos de dársela a tu perro o gato.

Esta dieta es un tipo de alimentación donde se utilizan alimentos frescos, y en su mayoría crudos, en la que se intenta simular lo que comería la mascota en estado natural, para así entregar los nutrientes adecuados y balanceados según su propia fisiología digestiva. Con esto se busca alcanzar su máximo potencial genético para optimizar la salud, longevidad, y capacidad reproductiva. Si quieres saber más sobre esta dieta, te invitamos a leer nuestra nota: “Dieta BARF: Las nuevas tendencias en alimentación para tu mascota”.

Se han visto grandes beneficios con este método, como, por ejemplo, mejoras en el estado de ánimo, energía, y vitalidad; dientes y encías más saludables, junto con disminución de formación de sarro y el mal aliento; reducción del volumen, frecuencia, y olor de las fecas; piel y pelaje más sano, disminuye la pelecha, el “olor a perro”, y aumenta el brillo del manto; mantención del peso ideal, menos grasa, más músculo; fortificación de huesos y articulaciones, importante en animales viejitos; reducción de probabilidades de enfermedades crónicas, como diabetes, pancreatitis, y cáncer; mejora la hidratación por su alto contenido de agua versus el alimento seco; se normaliza y refuerza el sistema inmune; entre otros.

Esta dieta es entonces excelente para la salud de nuestras mascotas, al igual que otro tipo de dietas naturales, sin embargo, si no te asesoras correctamente, puedes terminar perjudicando a tu regalón por tratar de hacerle un bien.

Si no estás dispuesto a asesorarte con un veterinario especialista en nutrición natural y no puedes ser metódico al preparar la dieta, mejor busca un alimento BARF comercial (que también requiere ciertos cuidados) o algún alimento comercial seco, de buena calidad para proteger siempre de la mejor manera que puedas la salud de tu mascota, ya que los riesgos pueden ser varios.

Los riesgos reales de la dieta BARF, van de la mano con errores que nosotros mismos cometemos al integrarla a la vida diaria de nuestras mascotas, los más comunes son:

– Falta de asesoramiento: Es de suma importancia que te asesores con un médico veterinario especialista en nutrición natural. Este te pedirá exámenes y revisará exhaustivamente a tu regalón, para balancear su dieta de forma individual. Además, si encuentra alguna enfermedad, posiblemente te recomiende otro tipo de dieta natural,  la que sea la más indicada según la patología que esté presente. Si no te asesoras bien, puedes dar una dieta desbalanceada que traerá problemas de salud a futuro, o puedes empeorar alguna enfermedad si tu mascota ya la venía sufriendo.

– Mala introducción de los huesos a la dieta: No todos los perros o gatos saben comer hueso. Al empezar con este tipo de dietas les debemos enseñar a comerlos y saber elegir los indicados para cada tipo de especie o raza (esto te lo indicará el médico veterinario que te asesore). Si no sabe comerlos y lo dejamos solo, probablemente se atore, atragante o incluso algo peor. Debes entonces enseñarle de a poco según te aconseje el especialista y nunca dejarlo sin vigilancia cuando se los des.

– Mala elección de los ingredientes: Muchas veces las personas eligen como ingredientes de la comida de sus mascotas los que encuentren más baratos. Esto es un error frecuente, porque a pesar que ellos resisten mucho mejor las bacterias que nosotros, todo tiene un límite, sobre todo en animales delicados. Si lo que le damos está repleto de bacterias, lo más seguro es que se enferme. Debemos preferir lugares donde vendan alimentos aptos para el consumo humano, donde tengan un manejo higiénico de los productos y donde sepamos que podríamos comprar ingredientes tanto para nuestro consumo como para el de ellos. Así cuidamos de no dar alimentos contaminados a nuestros regalones.

– Mal manejo en la elaboración y entrega de la dieta: No debemos nunca olvidar que estamos trabajando con alimentos crudos, por lo tanto, siempre habrá algo de contaminación. Es por esto que debemos aumentar nuestros cuidados para no enfermar a nuestras mascotas y, lo más importante, a nosotros mismos y nuestra familia. Algunos tips: siempre debes usar guantes para la preparación, limpiar y desinfectar muy bien utensilios y superficies luego de la elaboración, utilizar platos para mascotas de metal ya que son más higiénicos y nunca olvidar lavarlos después de cada ración.

– Pérdida de la cadena de frío: Debemos también tener en cuenta que si dejamos el alimento o ingredientes mucho tiempo a temperatura ambiente, las bacterias llegarán rápidamente a colonizar y a multiplicarse. Si congelas las porciones, descongélalas en el refrigerador y no en el ambiente abierto; si no quiere comer vuelve a refrigerarla y ofrécesela más tarde; una vez descongelada no durará más de 48 horas refrigerada; cualquier evento que altere su cadena de frío será propicio para el ataque de las bacterias. 

La dieta BARF, así como otras dietas naturales, es muy saludable y beneficiosa para la salud y bienestar de nuestras mascotas, pero no son para todo el mundo. Si no te asesoras bien y si no eres cuidadoso en su elección de ingredientes, elaboración, almacenamiento, y entrega, le puedes hacer un daño a tu mascota. Debes comprometerte y ser disciplinado para poder aprovechar las ventajas de la nutrición natural, si así lo haces, tendrás a tu mascota en óptimas condiciones. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.