X
Regístrate
Cuidados / Salud

El Gran Danés

#Cuidados / Salud

El Gran Danés

El Gran Danés es una de las razas gigantes más populares en nuestro país, llamándonos la atención por su gran tamaño y por esa personalidad dócil que los caracteriza. En esta nota te contaremos todo al respecto de esta enorme y tierna raza.

El Gran Danés proviene de una raza antigua llamada Bullenbeiber con mezcla de otras como, posiblemente, el Hatz y el Saurüden, naciendo así la raza Gran Danés en Alemania. También tiene otros nombres, como Mastín Alemán, Dogo Alemán, o Alano Alemán.

Físicamente esta raza se reconoce por ser una de las más grandes del mundo, puede llegar a medir hasta 90 centímetros a la cruz, siendo las hembras, por lo general, algo más pequeñas. El peso varía desde los 45 kilogramos, pudiendo llegar a los 100 en algunos machos, y como en la mayoría de los perros de raza gigante, la esperanza de vida es algo menor que los de raza pequeña, llegando a un promedio de 8 a 10 años de longevidad.

Su cuerpo es bastante estilizado pese a su gran tamaño, es alargado, delgado, y musculoso, de patas largas y firmes. Su cabeza es grande, con ojos pequeños y expresivos, con mandíbula más bien cuadrada y marcada. Sus orejas son altas, de tamaño mediano, pero caídas (antes se cortaban los bordes por estética, pero por su bienestar, esto ya no se practica), su trufa es amplia y generalmente negra, aunque en algunos colores, como el arlequín, puede ser más clara o con manchas negras. La cola del Gran Danés es muy larga, por lo que siempre hay que tener cuidado cuando la mueva ya que puede ser todo un látigo. Su pelo es corto y en general es de manto brillante, lo que puede acentuarse con un buen alimento y cepillado semanal.

Lo que más llama la atención de este tremendo animal es su temperamento afable. En sus orígenes era un perro mucho más agresivo, pero gracias a la selección que se hizo de animales más tranquilos a través de los años, hoy en día es de las más dóciles y fáciles de tratar. De todas maneras, es muy importante sociabilizarlo bien desde cachorro, como a cualquier perro, para que no tenga problemas conductuales cuando adulto.

El Gran Danés adora a su familia, es perfecto para compartir con niños si se les enseña a ambos un trato respetuoso, le encanta estar acompañado, y no le gusta la soledad. Si quieres tener uno te recomendamos dedicarle tiempo de cariños, mimos, paseos y juegos, y si puedes tenerlo dentro de la casa, es mucho mejor para él.

A pesar de ser un perro tranquilo, desconfía de los extraños, por lo que es un buen guardián. Además, le gusta hacer ejercicio, pero idealmente que no sea intenso, sobre todo si es cachorro, ya que, por su contextura, podría hacerse daño si le sobre exigimos.

Es fácil de educar y es muy inteligente, y si lo entrenamos con refuerzo positivo, aprenderá rápido y será obediente. No es de las razas peleadoras, y generalmente irá feliz a sus paseos e interactuará muy bien con otros perros y personas.

A pesar de su tamaño no necesitan espacios extremadamente grandes, por su temperamento y necesidad de ejercicio medio, puedes tenerlo en lugares más reducidos, pero siempre con varios paseos diarios y juegos varias veces al día para su sanidad física y mental.

Respecto a su salud, debemos tener cuidado con algunas enfermedades que son más frecuentes en razas grandes y gigantes, por ejemplo, displasia de cadera, torsión gástrica, problemas óseos, o articulares. Para saber más al respecto, te invitamos a leer nuestra nota “Enfermedades comunes en razas grandes y gigantes

Los cuidados especiales para esta raza no son muchos, pero debemos tenerlos presentes:

  • Alimentación adecuada: Esto es muy importante por el crecimiento rápido que tienen las razas gigantes. Siempre debemos buscar un alimento idealmente que sea específico para razas grandes y gigantes, sobre todo cuando son cachorros ya que traen más protectores articulares y otros nutrientes que ellos necesitan. Si no encuentras, puedes preguntarle a tu veterinario por algún suplemento para cubrir esta necesidad. La cantidad de comida es bastante, debes tenerlo en cuenta siempre ya que será más caro que una raza pequeña. Se permiten los snacks pero cuida de no darle demasiado, para mantenerlo en su peso ideal.
  • Frecuencia de alimentación: Ya que son propensos a la torsión gástrica, intenta que coma varias veces al día en porciones pequeñas. Si come una vez al día, es mayor el riesgo que corren las razas gigantes.
  • Cepillado: Con cepillarlo una vez a la semana es suficiente, ayudas a retirar el pelo muerto y mantienes el pelo brillante.
  • Ejercicio: Su nivel de ejercicio debe ser moderado, idealmente paseos varias veces al día de intensidad media. Recuerda siempre llevarlo con su collar, correa y arnés.

En general son perros sanos, pero requieren como todos, de sus visitas periódicas al veterinario, con su protocolo de vacunas y desparasitaciones al día.

El Gran Danés es una raza maravillosa, si quieres incorporar uno a tu familia seguro no te arrepentirás, tendrás a un amigo fiel y dócil por mucho tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.