X
Regístrate
Cuidados / Salud

Cuidados que debemos tener en parques caninos

#Cuidados / Salud

Cuidados que debemos tener en parques caninos

Hoy en día está muy de moda para los municipios poner zonas exclusivas en las plazas o parques para que llevemos a jugar a nuestros perros y puedan compartir entre ellos. Sin embargo, debemos tomar ciertas precauciones para evitar problemas de salud en nuestros regalones, inconvenientes de conducta y dificultades en el ambiente que puedan afectar la salud pública.

Lo primero que debemos hacer antes de ir a un canil con nuestro peludo, es analizar cómo es su personalidad. Lo ideal para poder llevarlo es que sea sociable con otros perros, con otras personas y sobre todo con niños, ya que estos siempre entran al canil a jugar con los perritos. Si no cumple con estas características, podrías correr riesgos de peleas, nerviosismos extremos, miedo y otros problemas conductuales, en ese caso es mejor entrenarlo antes de llevarlo, y si el problema es difícil de tratar, puedes consultar con un etólogo veterinario (especialistas en comportamiento) para que te ayude, de esta forma no pondrás en riesgo el bienestar de tu peludo ni el de los otros perros del canil.

Si crees que tu can es apto para ir a un canil de alguna plaza o parque, asegúrate de tener los implementos necesarios para esto, deberás contar con:

Collar, arnés y correa 

Plato o botella para agua 

Bolsas sanitárias 

Snacks para entrenamiento 

Juguetes 

Cuando quieras entonces llevar a tu perro a un canil, empieza yendo a conocer el lugar, pasea por al rededor del canil junto a él, siempre provisto de su collar, correa y arnés para mantener el control sobre él, y por si otros perros se quieren acercar, así puedes manejar mejor la situación (además que por ley debe ir con su correa en espacios públicos). Observa el lugar y el tipo de perros que van, si son muy grandes o pequeños, cómo se llevan entre ellos, si hay alguno agresivo en el grupo, si se ve alguno enfermo que pueda estar contagiando de algo a los demás, etc. Así podrás evaluar si es un lugar seguro o no para ustedes. 

Si ves que el grupo de perros que está dentro del canil es seguro y el ambiente es agradable, entra sin soltarlo y de a poco, debes ir viendo la reacción de tu peludo, no lo obligues a nada, debe ser una situación agradable para él y no una tortura. Si le cuesta entrar puedes pasar más tiempo por fuera hasta que se sienta más cómodo, o puedes entrar con él en brazos (si su tamaño te lo permite) y pasear por dentro de forma tranquila para que se vaya familiarizando.

Una vez que esté dentro en un ambiente cómodo para él, deja que se desenvuelva, si ves que va todo bien puedes soltarlo de su correa, pero siempre mantenle un ojo encima para vigilarlo, podría ser maltratado por otro perro, pelearse, salirse del canil cuando alguien abra la puerta, puede entrar un perro agresivo o muy intenso que se le tire encima y lo asuste, etc. Una infinidad de riesgos que reduciremos si lo mantenemos vigilado. No importa si ya está acostumbrado a ir a ese mismo canil, sea un perro nuevo o antiguo en esa manada, los riesgos están igual, así que ten siempre mucha precaución.

Es muy importante que lo mantengas permanentemente hidratado, sobre todo si hace calor o es de esos que no dejan de correr y jugar. Es por esto que debes llevar siempre su plato y/o botella para darle agua, ofrécele cada cierto tiempo para asegurarte de darle lo suficiente, pero evita que comparta el plato con perros desconocidos o que no sepas su estado sanitario, puede ser una fuente de contagio de algunas enfermedades, sobre todo si son cachorros, ya que estos no tienen sus defensas bien desarrolladas aún. Además, si no se hidrata bien, puede sufrir un golpe de calor. Para saber más al respecto te invitamos a leer nuestra nota “Golpe de calor en perros, cuáles son los síntomas y cómo prevenirlo”.

La vigilancia constante no solo es para disminuir riesgos, también es para estar pendiente si va a defecar. Para esto son las bolsas sanitarias, debes recoger todo lo que tu perro deje, para evitar ensuciar el ambiente y malos olores, también para evitar la diseminación de enfermedades y parasitosis, que pueden afectar tanto a otros perros como a humanos.

Puedes aprovechar este espacio para entrenarlo, por ejemplo, en el llamado, que se siente en medio de las distracciones, que traiga el juguete, etc. Puedes ayudarte con snacks, pero ojo, que probablemente tengas a más de un perro interesado en la actividad si los utilizas. 

Llevar a tu mascota a un canil en alguna plaza o parque probablemente sea una gran entretención para él, pero recuerda siempre vigilarlo y llevar los implementos necesarios para no correr riesgos. Ahora que ya sabes de estos podrán ambos disfrutar de forma responsable y segura de una tarde en el parque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.