X
Regístrate
Cuidados / Salud

¿Por qué es malo humanizar a los perros?

#Cuidados / Salud

¿Por qué es malo humanizar a los perros?

Muchas personas consideran a sus perros como un miembro más de la familia. Sin embargo, debemos recordar que ellos tienen necesidades distintas a las nuestras. Darle atribuciones y rutinas humanas puede alterar lo que ellos necesitan por naturaleza. A continuación, te contamos los riesgos de humanizar a tu regalón.

Uno de los puntos a cuidar es la alimentación. Los perros son carnívoros omnívoros oportunistas, por lo que comen alimentos de origen natural y de vez en cuando frutas y verduras. Los carbohidratos, como granos y cereales, no los toleran debido a la falta de una enzima para digerirlos.

Nuestras mascotas tienen una fisiología y sociabilización diferente. Los perros son de vivir en comunidad. Por su naturaleza, están en manadas. Cada uno conoce sus límites y tiene su lugar según jerarquía. Además, mantienen el orden y la armonía del grupo.

Mantener a nuestras mascotas con una alimentación adecuada, ejercicio periódico y una vida social activa, mantendrá bien a tu perro física y mentalmente.

Muchas veces queremos tanto a nuestros perritos que los regaloneamos en exceso. Sin quererlo, empezamos a tratarlos como humanos, lo que puede alterar la conducta natural de tu mascota. 

Algunos ejemplos muy comunes de humanizarlos son:

– Tomarlos en brazo de forma excesiva: Esto ocurre principalmente en perros pequeños. No está mal hacerlo de vez en cuando, pero necesitan ver el mundo desde su perspectiva, para que no sean temerosos de su entorno al estar en solos en el suelo. Pueden volverse ansiosos, nerviosos y agresivos.

– Sobrealimentarlos: Como te mencionamos anteriormente, los perros no comen lo mismo que nosotros y dependiendo de su tamaño será la cantidad de comida que requieren. Si los sobrealimentamos para regalonearlos o les damos de lo mismo que comemos nosotros, podemos provocar trastornos alimenticios. Evita el sobrepeso, obesidad, daños cardiovasculares, motores entre otras enfermedades sistémicas.

–  Permitir conductas inadecuadas: Si dejamos que nuestro perro ladre, muerda, gruña, robe basura y se comporte como quiera, probablemente tendremos una mascota sin límites claros. Establece las reglas desde el comienzo y evitarás problemas de comportamiento. Ellos deben saber en qué lugar de la jerarquía están y qué límites no deben cruzar. Eso ayuda a que sean más equilibrados y tengan mejor salud mental.

– Automedicar a la mascota: Como muchas personas creen que son “casi humanos”, si sus mascotas enferman, les dan los mismos remedios que tomarían ellos. Un acto que puede ser de gran riesgo para tu mascota. Debido a su fisiología, varios remedios de nuestro consumo son tóxicos para ellos. Te recomendamos consultar siempre con un veterinario.   

– Vestirlos sin necesidad: Evita utilizar ropa innecesaria en tu mascota, ya que puede provocar problemas en la piel, en el pelaje o producir golpes de calor. Para saber si tu perro realmente necesita vestirse, te invitamos a leer nuestra nota “Cuándo debo abrigar a mi mascota”.

– Sobreprotegerlos: Muchos cuidan a sus mascotas como si fueran bebés humanos. Evita exagerar en la protección. De lo contrario, tu perro será temeroso, ansioso, con problemas de apego y con posibilidades de aumentar su agresividad. Deja que sociabilice con otros perros, personas y lugares. Entrégale su espacio sin extremar innecesariamente en sus cuidados.    

Te recomendamos comprar un buen collar, arnés y correa para evitar que se escape. Así tendrás paseos seguros junto al regalón de tu hogar.

Regalonea a tu perro y entrégale todo el cariño del mundo. Sácalo a pasear diariamente y deja que se relacione con más perros.  Así tendrás una mascota feliz y que se desarrollará sin problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.